Real, un líder despiadado

Ronaldo marca un triplete en la goliza a Osasuna

MADRID, España (EFE).- El Real Madrid estrenó horario matinal en un Santiago Bernabéu repleto y firmó su décima victoria en fila ante un Osasuna mermado por numerosas bajas que recibió siete goles del líder con un nuevo “hat-trick” de Cristiano Ronaldo (7-1).

Osasuna fue un juguete en manos del Real. Nueve bajas mermaban al equipo de José Luis Mendilibar. Sin su zaga habitual. Con 90 minutos de sufrimiento por delante ante un rival lanzado y hambriento.

José Mourinho no cree en las rotaciones y salió con todo para prolongar el dulce momento que disfruta el Bernabéu.

Le costó entrar en el partido al Real. Comenzó sin el ritmo adecuado. Estático y falto de velocidad. Solo Di María metía una marcha más para despertar a sus compañeros.

Cuando se desperezó, fue por un enfado con el árbitro. Ya había marcado Cristiano Ronaldo de cabeza y había empatado Osasuna.

Los madridistas pagaron con el colegiado, que se despistó y no dejó pasar a Pepe tras ser atendido. Falta al borde del área clara de Arbeloa, y cuando todos protestaban a Álvarez Izquierdo, Osasuna sacó rápido e Ibrahima superó a placer a Casillas.

El gol era tan legal como evitable. Ningún jugador se puso delante del balón.

El enfado de Casillas, que aceptó un gol tras cinco partidos con su arco en cero, se convirtió en arrebato en sus compañeros.

Picados, fulminaron la primera media hora de relativa calma del Osasuna, y llegaron en avalancha hasta un desbordado Andrés Fernández.

Pepe firmó el 2-1 cuatro minutos después del empate con un cabezazo que castigó una duda en la salida del portero rival.

Y a cinco del descanso, Higuaín sentenció. Otro pase de Di María, y un gol que muestra el momento del “Pipita”: recorte en un palmo y latigazo a la escuadra.

Esta vez los merengues no bromearon en la segunda parte. Ante Málaga y Villarreal, en duelos ya sentenciados reservaron fuerzas. Ante Osasuna quisieron más.

Tras la mala noticia de la lesión muscular de Di María, Cristiano firmó el cuarto tras claro penal sobre Ozil.

Restaban 36 minutos de mal trago para Osasuna y llegó un pase medido de Arbeloa que cabeceó Cristiano para sellar su triplete.

Benzema se sumó a la fiesta con el sexto y el francés repitió con un zurdazo de primera para cerrar una mañana de euforia en el Bernabéu, por donde apareció por primera vez Nuri Sahin. Una nueva esperanza del madridismo.