¡Renuevan ilusión!

Argentina se presenta con autoridad en la eliminatoria sudamericana al golear a Chile

BUENOS AIRES, Argentina (EFE).- Argentina hizo gala de una notable contundencia ofensiva para golear ayer por 4-1 a un endeble Chile en el partido con el que ambas selecciones abrieron su camino hacia el Mundial de Brasil 2014.

Un triplete de Gonzalo Higuaín (ms.7, 52 y 63) y un tanto de Lionel Messi (m.25), que cortó con la camiseta argentina una sequía goleadora de 16 partidos oficiales -dos años y medio-, dieron forma a la abultada victoria de la Albiceleste.

Matías Fernández anotó al 59′ el gol del honor para el conjunto dirigido por el argentino Claudio Borghi.

Con una buena presión Argentina intentó en los primeros minutos jugar cerca de Claudio Bravo, con Leo Messi libre delante de la línea de volantes y José Sosa y Ángel Di María involucrándose desde las bandas.

Apenas un remate defectuoso de Ever Banega que controló el portero chileno fue la antesala del gol argentino, que se originó en un tiro libre mal ejecutado por Waldo Ponce cerca del área de Mariano Andújar.

Di María capturó el balón y colocó un medido pase de 40 metros para que “Pipita” Higuaín, tras un exquisito control del balón, sometiera a Bravo con un disparo potente.

Argentina era un equipo con dos caras: veloz y punzante en el ataque, pero inseguro en defensa, a partir del mal funcionamiento de la dupla de contención Banega-Rodrigo Braña, que se cansó de cometer faltas.

Con la simple idea de tener la pelota y hacerla circular, la Roja comenzó a inquietar al equipo local, con un buen trabajo de Jorge Valdivia y de Mauricio Isla, cuyas proyecciones por la banda derecha generaban constante sensación de peligro.

Matías Fernández se perdió el empate al 9′ y a los 21′ fue Humberto Suazo quien a punto estuvo de firmar el 1-1 con un remate medido desde afuera del área y con toda la selección albiceleste desatenta.

Pero los de Borghi también retrocedían mal y daban enormes ventajas defensivas, que se pagan caro con delanteros de la talla de los argentinos.

Al 25′, Higuaín se puso el traje de servidor. Colocó un pase entre líneas y Messi, anticipándose a Di María, anotó el gol que se le negaba desde hacía tiempo con la camiseta argentina.

Parecía demasiado premio para los dirigidos por Alejandro Sabella y mucho castigo para Chile, que en el 42′ tuvo el descuento tras una gran jugada de “Chupete” Suazo, cuyo remate después de varios amagos alcanzó a ser desviado al córner por un cierre salvador de Pablo Zabaleta.

Los desaguisados defensivos de Chile no se detuvieron en el segundo tiempo y Argentina, con el inspirado triángulo Messi-Higuaín-Di María, no perdonó.

El punta del Real Madrid completó su noche goleadora con una media vuelta al 52′, en posición adelantada, y un certero toque a los 63′ a pase de Messi, y pudo haber marcado algunos más ante un Bravo indefenso.

Lo que desperdició Suazo lo concretó “Mati” Fernández en el 59′ tras una floja salida de Andújar, a tono con una defensa argentina que tampoco mostró seguridad.

En la jornada 2, Argentina va contra Venezuela y Chile ante Perú.