Soluciones modernas a problema de antaño

Más de 400 personas de todo el mundo se reunen en Los Ángeles para tratar el tema del consumo y trasiego de drogas

“¿Cuántas muertes se necesitan para que el hombre comprenda que ya han muerto suficientes? , la respuesta está en el viento. Los que estamos aquí somos ese viento”, declaró el poeta y activista mexicano Javier Sicilia haciendo alusión a las palabras del legendario compositor estadounidense Bob Dylan, en la ceremonia de apertura de la sesión plenaria en el segundo día de la Conferencia Internacional de la Drug Policy Alliance (DPA).

Ante unas 400 personas, Sicilia y otros expertos de organizaciones que forman parte de la movilización para una reforma de a política internacional sobre las drogas, expusieron los devastadores efectos, no solo a la salud de los estadounidenses, sino a la calidad de vida de personas de minorías, mujeres y jóvenes en la llamada “guerra contra las drogas”, que este país mantiene desde hace cuatro décadas.

“El efecto de la guerra contra las drogas ha sido mayor que el mismo consumo de esta”, manifestó Tina Reynolds, co fundadora de la organización Women On The Rise Telling Her story (WORTH). Su organización ayuda a las mujeres a no quedarse calladas ante el abuso de la justicia por consumir drogas, sobre todo entre las comunidades afroamericanas y latinas, que son las que se ven más afectadas por encarcelamiento a causa de crímenes relacionados con posesión de drogas.

“Me arrestaron 61 veces, estuve en prisión 5 años cuando tenia 7 meses y medio de embarazo. Mi vida se arruinó por un problema de drogas. La cárcel no es el lugar para recuperarse de este problema”, enfatizó Reynolds.

La actual política contra las drogas, ha sido superada por el consumo desmedido de estas no sólo en los EEUU sino en el mundo, donde el consumo de cocaína, en vez de disminuir ha aumentado.

A manera de ejemplo, el aumento registrado en una década -de 1998 a 2008-, fue de 27%, con 17 millones de consumidores a nivel mundial.

Algunos países como Alemania y particularmente Portugal están siguiendo una política mucho más abierta y esta ha demostrado ser exitosa . Así lo señaló Richard Branson, el magnate británico, presidente del Grupo Virgin.

“El caso de Portugal debería ser imitado en varios países del mundo. Han demostrado que con la despenalización de las drogas, el consumo ha disminuido considerablemente y los casos de HIV han caído dramáticamente”, aseguró en su participación mediante una ponencia vía Skype desde Inglaterra. “Este es un problema de salud no de tipo criminal”, subrayó.

Por más de 15 años la DPA ha promovido y apoyado las políticas relacionadas a las drogas más progresivas de la nación. En California por ejemplo, fue esta alianza la que promovió la legalización de marihuana con fines medicinales mediante la proposición 215. Luego, en el 2000, con la proposición 36, se buscó reducir las penas criminales y ofrecer tratamiento en lugar de continuar con un plan de encarcelamiento. En 2010 , fue gracias al apoyo de esta organización que la proposición 19 recibió 4.6 millones de votos de residentes en el estado.

Como presidente del consejo de directores de DPA, Ira Glasser, aseguró a los asistentes que ” este, como los movimientos por los derechos civiles o la libre expresión tienen una lucha sin fin. Se conquistan algunas victorias pero no se gana, sino que se continúa peleando”.