Sospechoso 1 año después

Policía arresta a un hombre por muerte de jóven Norma López de Moreno Valley

MORENO VALLEY, California

(AP).— Más de un año después de que Norma López de 17 años fuera secuestrada y asesinada cuando regresaba a su casa luego de la escuela, la policía anunció ayer el arresto de un hombre cuyos registros del tribunal indicaron que en algún momento vivió frente al recinto escolar.

Jesse Pérez Torres, 35 años, fue arrestado el jueves en Long Beach por sospecha de asesinato y secuestro para cometer violación, indicó John Anderson, jefe de policía de Moreno Valley.

Anderson se negó a brindar más detalles.

“Este caso es muy conmovedor y no queremos arriesgar el procesamiento de ninguna manera”, señaló Anderson.

Torres permanecía en la cárcel ayer con una fianza de 1 millón de dólares. Un mensaje que se dejó en la oficina del fiscal del distrito donde se preguntaba si Torres había contratado los servicios de un asesor legal no fue devuelto de inmediato.

El padre de López, Martín López, de 45 años, dijo que la policía acudió a su casa en la noche del jueves para anunciar el arresto.

“Uno se siente complacido, pero al mismo tiempo el dolor regresa”, afirmó López al Los Angeles Times. “Hemos esperado durante tanto tiempo, pero hemos confiado en que Dios nos haría llegar este día y en que la policía continuaría haciendo su trabajo.

“Ha pasado más de un año. Pero finalmente confiamos en Dios y él hizo justicia”.

La adolescente fue secuestrada el 15 de julio de 2010 cuando tomó un atajo por un campo mientras se dirigía a la casa de una amiga después de asistir a una clase de verano en la Escuela Preparatoria Valley View.

El bolso y la mochila de la adolescente fueron encontrados en el campo a una cuadra y media de la escuela, y los investigadores encontraron signos de forcejeo.

Equipos de rescate cubrieron la zona durante varios días sin obtener frutos antes de que el cuerpo descompuesto de López fuera descubierto por un hombre que limpiaba malezas en otro campo rural a más de dos millas de distancia.

Su secuestro a plena luz del día y el subsiguiente asesinato impactó a la comunidad ubicada a 60 millas al este de Los Ángeles y apareció en los titulares de todo el estado.

Unas 2,000 personas se reunieron en la escuela para recordar a la adolescente de cabello negro, una ávida bailarina que aspiraba a ser diseñadora de moda.

Cuando desapareció, Torres vivía frente a la Escuela Preparatoria Valley View, informó el periódico Riverside Press-Enterprise al citar los registros del tribunal.

Después de su asesinato, los investigadores dijeron que sospechaban que la adolescente había sido secuestrada por un desconocido en un delito oportunista. Interrogaron a los abusadores sexuales registrados de la ciudad y siguieron miles de pistas.