Trampolín al éxito

Los Latin Grammy han lanzado o reforzado a muchos artistas

El Latin Grammy es un premio con 12 años de historia que llegó para quedarse.

Los beneficiados no solo son los ganadores sino los nuevos talentos al usar esta ceremonia como plataforma e internacionalizarse.

“El tener una nominación o ganar un Latin Grammy te da cierto nivel de credibilidad. Y a muchos artistas, que nadie conoce, por el hecho de estar nominados o salir en el telecast [show de televisión] les permite brincar a un territorio que antes solo era guardado a aquellos que tenían el apoyo de una multinacional para tener un lanzamiento simultáneo en varios países”, dijo Gabriel Abaroa, presidente de la Academia de Grabación de Música Latina (LARAS).

Abaroa mencionó como ejemplos a Álex Cuba, Bebe, María Rita y los más populares Calle 13 o Juanes.

“Son artistas que la Academia iba descubriendo y aquí se les daba la oportunidad. Nosotros ni los firmamos [con una disquera] ni los producimos, pero les dimos la plataforma para ser conocidos. Ya lo que el artista haga con esa fuerza dependerá de cada uno. Hay unos que lo aprovechan y otros que no”, agregó.

Una ejecutiva de la industria musical latina que pidió no ser identificada comparó al Latin Grammy con una “vitrina internacional porque te ven por todas partes”.

De acuerdo con Abaroa, la ceremonia televisada tiene un promedio de 12.8 millones de televidentes en EEUU y 80 millones a nivel mundial.

Para Hugo González, ex empleado de la disquera Fonovisa y ahora dueño de la tienda virtual Hipmerch.com en la que vende productos de artistas como Marco Antonio Solís, Molotov, Intocable y Pedro Fernández, llevarse un gramófono para un cantante o grupo “es lo máximo”.

“Hay muchos premios latinos como los de Univision [Lo Nuestro] y Telemundo [Billboard] y [tambié n]a nivel mundial. Pero que no se comparan con los Latin Grammy”, aseguró.

Aunque la ejecutiva y González no acordaron que un triunfo de esta ceremonia equivale a una ganancia monetaria, concordaron que la visibilidad que dan estos galardones puede traducirse en resultados positivos.

“Eso es lo bueno de los Latin Grammy: que de repente ves grupos que ni sabes de donde vienen -de España, de Brasil-, con propuestas muy interesantes que de otra manera no escucharías en la televisión”, comentó el empresario.

Las acusaciones de una mafia musical liderada por Emilio Estefan y desacuerdos con los nominados que hicieron varios cantantes como Pepe Aguilar, Vicente Fernández y el grupo Maná en la primera entrega del Latin Grammy han quedado atrás.

“Lo único que hice: fui me senté, los escuché, les expliqué nuestro punto de vista, los invité a que pusieran a prueba la organización, a que participaran, y se dieron cuenta que no eran unos viejitos estilo Mary Poppins sino que era [la labor de] un trabajo, en equipo, y un trabajo profesional. Entonces todos sumaron esfuerzos y ven a la Academia con otros ojos”, explicó Gabriel Abaroa.

“Critican todo hasta que los invitan o hasta que los nominan. Realmente lo hacen”, agregó la ejecutiva sin mencionar nombres.

González atribuyó estos malentendidos a la falta de conocimiento al proceso de nominación y triunfo que realiza LARAS cada año. El primero es determinado basado en las postulaciones que reciben de los artistas, representantes o compañías discográficas y los ganadores son elegidos por los 3,500 miembros de LARAS.

Los tres comentaron que, como todo en la vida, no se puede complacer a todo el mundo, pero que estos premios seguirán siendo uno de los más respetados del gremio.

“Todos los premios tienen problemas. Pero los Latin Grammy ciertamente tiene su espacio y, aunque los nominados no siempre son los que uno esperaría y los que en mi opinión se merecen, son súper importantes”, dijo la ejecutiva.

Y los artistas nuevos, desconocidos para el público, como los nominados Pablo Alborán, Sie7e, La Vida Boheme y Siam esperan ser las siguientes y aclamadas revelaciones.