Un hogar para refugiados

Cubanos tercera población hispana del estado

LOUSVILLE, Kentucky – A la clínica del doctor Juan Polo llegan pacientes guatemaltecos, hondureños, argentinos, mexicanos y cubanos. Polo, originario de Cuba, es uno de los pocos doctores hispanos que habla español y trabaja en Louisville.

“Aunque el cambio entre los sistemas de salud de Cuba y de Estados Unidos puede chocarle a cualquiera, hay que aprender que aquí la salud cuesta como todo, los alimentos, la casa, el agua, la luz y el teléfono. Inclusive para nosotros los doctores el nuevo sistema es bastante sorprendente al principio, sin embargo, el problema mayor es el idioma”, comenta Polo.

Louisville, hogar de más de 7,000 cubanos, es sede también de dos de las organizaciones más grandes a nivel nacional que trabajan recibiendo y reubicando refugiados en todo el país: Caridades Católicas (CC) y el Ministerio de Refugiados de Kentucky (KRM).

La inmigración de refugiados cubanos data de 1995, de acuerdo con Darko Mihaylovich, director de los Servicios de Migración y Refugiados de Caridades Católicas. Hasta la fecha, solo a través de Caridades Católicas, han llegado a Kentucky 4,277 cubanos. Un promedio de 286 personas anualmente, durante los últimos 10 años.

Otros cubanos, atraídos por el nivel de vida aceptable y simple que ofrece Kentucky comparado con el de ciudades más grandes, empezaron a llegar al estado desde la década de los noventa.

Tal es el caso de Raquel Revilla, quien junto con su familia abrió un negocio de teléfonos celulares.

“Yo viví en Nueva York y Miami, pero luego de oír a mis amistades sobre Kentucky, decidí venir y me quedé porque el frío no es extremo y es más o menos fácil vivir acá”, agrega Revilla.

Por su lado, Rafael Agüero se ha dedicado a la distribución de productos y abarrotes en las tiendas latinas.”Aquí por lo menos la cosa no está tan saturada y uno todavía puede hacer negocio”, anota el comerciante.

Agüero llegó a Louisville por medio del programa de lotería de visas. Primero pasó por Miami, donde estuvo tres días, y luego fue trasladado a Lousiville hace ocho años. “Aquí la comunidad ha ido creciendo y es un lugar muy tranquilo. En Cuba, como todos saben, la vida es bien difícil”, apunta.

Como Agüero y Revilla, muchos cubanos poco a poco se han ido adaptando a su nueva vida en el estado del Bluegrass, muy lejos de su Miami cubana y de la Vieja Habana.

Según el Censo 2010, al menos 9,323 cubanos han hecho de Kentucky su morada.

Aunque el fenómeno cubano en Kentucky se puede decir que es muy reciente, la historia registra otra cosa. La relación de Cuba con Kentucky se inició desde el siglo XIX.

En aquella época, se podía comprar un pasaje directo desde Louisville hasta La Habana, debido al comercio del tabaco y a que su economía estaba ligada a la de Nueva Orleans, segunda ciudad después de Nueva York en comercio con Cuba.

También en Kentucky se clamaba en el siglo XIX para que Estados Unidos se anexara a Cuba a costa de España, ya fuese por conquista o por medio de compra.

Inclusive, el periódico ‘The Courier Journal’ publicó un editorial en favor del movimiento expansionista de Estados Unidos hacia Cuba en 1850.

En ese mismo año, un grupo de kentuckianos tomó parte en una invasión privada de Cuba dirigida por Narciso López. Así lo documenta la ‘Enciclopedia de Louisville’, editada por John E. Kleber en la edición de 2001.

Suscribite al boletín de Política

Recibe gratis las noticias de política e inmigración diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain