Un sueño se hace realidad

La firma del DREAM Act de California por parte del gobernador Jerry Brown ayuda a un grupo de jóvenes que quieren superarse a través del estudio y es una inversión en el capital humano que beneficiará a nuestro estado.

A partir de enero del 2013 cerca de 2,500 estudiantes indocumentados que cursaron y se graduaron de las escuelas secundarias podrán solicitar las becas Cal Grants para continuar sus estudios universitarios.

Esta es la culminación de un largo proceso destinado a incorporar a la sociedad a los jóvenes talentosos que fueron traídos ilegalmente desde pequeños a Estados Unidos por sus padres. Creemos que era injusto castigarlos quitándole toda oportunidad de superación y progreso debido a la infracción. Al mismo tiempo, era absurdo no aprovechar que desarrollen sus conocimientos después de haberse invertido fondos públicos en su educación básica.

Es cierto que la situación fiscal de California no es buena y que los estudiantes universitarios están sintiendo el impacto de los recortes. Sin embargo, eso no debe ser motivo para políticas de exclusión que perjudican la capacitación de los profesionales del futuro.

Este es un paso importante que debe ser complementado con el DREAM Act federal para que estos estudiantes que tanto tienen que aportar al país, puedan regularizar de una vez por todas su situación migratoria.