Van por el bronce, no por los libros

Placas de metal han sido robadas ya de 7 bibliotecas del condado

Las placas de bronce de siete bibliotecas del condado han sido robadas en los últimos meses, presumiblemente para ser revendidas en el mercado negro de metales altamente cotizados.

“Quienes sustraen las placas se dan cuenta obviamente que estas están hechas de metal, concretamente de bronce, y sin duda saben que hay un buen mercado para este material”, dijo la directora de bibliotecas del condado, Margaret Todd.

Las placas tienen un valor histórico y referencial pues detallan en qué años fueron construidos los inmuebles, y quienes contribuyeron a su edificación.

Algunos de sus usarios, agregó, le han llamado para quejarse de la ausencia de las placas.

La desaparición más reciente, a finales de julio, ocurrió en la biblioteca pública de City Terrace, en el Este de Los Ángeles. Cuando el personal de esta llego a trabajar ese día, descubrió un hueco donde antes se encontraba la placa de fundación del edificio. Han corrido la misma suerte las de Hacienda Heights, Diamond Bar, Rolling Heights, Woodcrest, Claremont y El Monte.

Aunque existen planes para reemplazar las placas escamoteadas, ese departamento está contemplando mandarlas a hacer de otros materiales -como mármol, que tiene escaso valor de reventa una vez tallado-, o si se opta por el bronce, instalarlas de forma que sea muy difícil extraerlas.

“No tenemos una respuesta aún, pero eventualmente las vamos a reemplazar todas, pues se trata de elementos con un valor histórico”, dijo Todd.

Un detective del Departamento del Sheriff de Los Ángeles que prefirió no ser identificado dijo tener en su lista de casos el robo de la placa de una biblioteca, pero reconoció que las investigaciones aun no han empezado formalmente, y que no se dispones de pistas.

Dijo que si alguien sabe de estos robos los puede denunciar directamente a las bibliotecas afectadas.

El robo de metales, especialmente de cobre, uno de los componentes del bronce, se ha vuelto frecuente en los últimos años en todo el país, a cuenta de los precios alcanzadoos en el mercado internacional por el elemento.

A principios del año, el gobierno del condado ofreció una recompensa de 10 mil dólares a quien ofreciera información que permitiera esclarecer el robo de lápidas de bronce en el cementerio de Downey.

Verizon también ofreció la misma cantidad de dinero este mes en respuesta a una racha de robos de miles de pies de pies de cobre en el sur de California.

“Estos robos no solo afectan a nuestros clientes , cuyos servicios de teléfono y de internet son interrumpidos innecesariamente, sino que cortan un vínculo vital para que la gente se mantenga en contacto con sus seres queridos, y para que la policía y los bomberos respondan a emergencias”, dijo la presidenta de Verizon California, Margaret Serjak, al anunciar la recompensa.