Vuelve batalla sureña en NFL

La ausencia de Payton convierte en guerreros a Titanes y Texanos

NUEVA YORK (AP).- Sin Peyton Manning en el panorama, la División Sur de la Conferencia Americana se ha convertido en una renovada contienda de dos equipos entre los Titanes de Tennessee y los Texanos de Houston.

Los Titanes (3-2) comienzan una serie de tres partidos en casa con una magnífica oportunidad de asegurar el liderato divisional en lo que se suponía sería una campaña de transición bajo el nuevo entrenador Mike Munchak.

“Los buenos equipos en esta liga ganan como locales. Los equipos excelentes en esta liga van invictos en casa. Podemos ponerles el pie encima a algunos señores, asumir el control de la división y meternos a los playoffs e intentar una búsqueda” del título, dijo Ahmard Hall, oriundo de Houston, antiguo hogar de los Titanes.

Hall cree que eso le agrega algo de sabor a la serie entre ambos equipos, que Tennessee encabeza 13-5. Hace un año, con un plantel muy distinto que acumuló una foja de 6-10 por la que Jeff Fisher perdió su empleo como entrenador, los Titanes ganaron 31-17 en Nashville en la decimocuarta fecha. Esa derrota ayudó a impedir que los Texanos obtuvieran su primer boleto a los playoffs.

“Casi pienso que (los Texanos) podrían perder todos los partidos del año y estarían contentos si nos ganan”, dijo Hall. “Nos odian. Para ellos este es un partido de una gran rivalidad, y definitivamente quieren venir y vencernos”.

Con los Potros en caída libre sin Manning y los Jaguares un desastre, muchos supusieron que Houston se quedaría con la División Sur de la AFC. Pero los Texanos (3-3) se han visto asolados por lesiones -su mejor receptor Andre Johnson y el destacado linebacker Mario Williams tuvieron que irse a la banca, Williams el resto de la campaña- y han perdido tres partidos de los últimos cuatro.

En los últimos dos encuentros se desmoronaron al final, el quarterback Matt Schaub también está muy golpeado, y la confianza que tienen en sí mismos es frágil.

“Siempre que enfrentamos (a Titanes) es un partido importante; un juego con mucho contacto físico, un encuentro entre rivales de la división, lo cual lo hace aún más importante”, dijo el entrenador Gary Kubiak. “Es algo que estamos esperando después de dos duras derrotas; nos intentamos reagrupar aquí”, agregó.