Murray pasaría poco tiempo tras las rejas

Médico culpable por la muerte de Jackson aguarda aún su condena

El médico de Michael Jackson pasará seguramente las próximas tres semanas en la cárcel, mientras espera la condena por la muerte de la estrella del pop.

Sin embargo, es posible que una vez recibida su condena, la cantidad de tiempo que permanezca en la cárcel se acorte, debido al hacinamiento existente en el sistema penitenciario de California.

El plan de reestructuración promulgado recientemente traslada a los delincuentes no violentos como Murray de prisiones estatales a cárceles del condado, a fin de ahorrar dinero y disminuir la población de las prisiones estatales como forma de cumplir con la orden del tribunal federal.

No obstante, las autoridades del orden público han señalado que los delincuentes no violentos podrían quedar en libertad antes de tiempo para dejar lugar a los delincuentes más serios en los centros de reclusión del condado.

El hacinamiento en las penitenciarías hizo que Lindsay Lohan saliera el lunes de la cárcel del condado, luego de pasar menos de cinco horas de su condena de 30 días en la cárcel por violación a la libertad condicional.

Un juez podría sentenciar a Murray a la condena máxima de cuatro años, pero el Departamento del Sheriff del Condado Los Ángeles sería el responsable de decidir la cantidad de tiempo que pasaría en la cárcel del condado, teniendo en cuenta el tiempo cumplido, la buena conducta y otros factores.

Incluso sin el plan de reestructuración, una condena de cuatro años podría reducirse a la mitad si Murray no se mete en problemas en la cárcel.

Steve Cooley, procurador del distrito del Condado Los Ángeles atacó el plan de reestructuración, señalando que los condados ya estaban sobrecargados y no podían encargarse de más reclusos.

En los comentarios posteriores al veredicto, Cooley calificó a la nueva ley como “absurda” y dijo que Murray “sea probablemente el primer ejemplo de los muchísimos casos que demuestren que [la ley] es posiblemente un fracaso total, un desastre para la justicia penal, que tendrá su impacto en la seguridad pública”.

Terry Thornton, portavoz del Departamento de Penitenciarías y Rehabilitación de California, se negó a hacer comentarios sobre la forma en que el plan de reestructuración podría afectar a Murray. Steve Whitmore, portavoz del Departamento del Sheriff, también se negó a hacer comentarios.

Murray fue encontrado culpable de homicidio involuntario por suministrarle a Jackson, que padecía de insomnio, un fuerte anestésico usado en salas de operación, como forma de ayudarlo a dormir mientras ensayaba para su gran retorno artístico.

Murray, de 58 años, permaneció imperturbable al oír el veredicto que podría enviarlo a la cárcel y costarle su licencia para practicar medicina. Estaba esposado y fue enviado de inmediato a la cárcel sin derecho a fianza, hasta esperar recibir la condena el 29 de noviembre.

El juez Michael Pastor del Tribunal Superior fue duro en sus comentarios sobre Murray, después de que los miembros del jurado abandonaran la sala.

“Este es un delito donde el resultado final fue la muerte de un ser humano”, señaló el juez. “La conducta imprudente demostrada por el Dr. Murray en este caso presenta un riesgo tangible a la seguridad pública”, en caso de quedar en libertad bajo fianza.

El abogado de la defensa, Ed Chernoff, señaló que el veredicto era una gran decepción y que lo apelarían.

Con respecto al futuro de Murray, Chernoff dijo, “las llaves de las esposas las tiene el juez. Sin dudas que nosotros deseamos hacer todo lo posible para evitar que vaya a la cárcel”.

Entre los factores que el juez examinará se incluyen las recomendaciones del Departamento de Libertad Condicional, los fiscales y los abogados de la defensa. Pastor también tomará en cuenta que Murray no tiene antecedentes penales y evaluará si representa o no una amenaza para la comunidad.

Algunos expertos legales afirman que debido a la notoriedad del caso y a los comentarios de Pastor, es muy probable que Murray reciba la condena más severa.

“Creo que los jueces quieren poner este caso como ejemplo”, dijo el abogado de la defensa, Michael Rains, que representó al ex agente de tránsito, Johannes Mehserle.

Mehserle fue procesado el año pasado de homicidio involuntario por la muerte de un hombre que no estaba armado. Fue condenado a dos años en prisión, pero solo sirvió un año de su condena.

“Creo que este juez reconoce que es un caso para mostrarles a los demás médicos lo que no hay que hacer”, señaló Rains.

Otros observadores consideran que Murray es un buen candidato para la libertad condicional ya que tiene un buen desempeño como médico antes de la muerte de Jackson y su falta de antecedentes penales.

“El delito fue homicidio involuntario, y la palabra clave aquí es involuntario, lo que sugiere que no hubo intención”, afirmó Martin Horn, ex comisionado del Departamento de Penitenciarías y Rehabilitación de la Ciudad de Nueva York. “¿Necesitamos también la sangre de este hombre? ¿Por qué tenemos el recurso de la libertad condicional si no vamos a usarlo en un caso como este?”

Si Murray hubiese sido condenado antes del 1 de octubre, cuando el plan de reestructuración entró en vigor, probablemente habría sido enviado a una prisión estatal.

Lee Baca, sheriff del Condado Los Ángeles señaló que podía ajustarse inicialmente a un flujo de nuevos reclusos. Casi mil millones de dólares al año, que se convirtieron de una parte del impuesto a las ventas del estado al impuesto a las ventas locales, ayudarán a pagar por el plan de reestructuración, junto con más de 450 millones de dólares por las tarifas por licencia de vehículos de California.

El informe anual del estado indica que el año pasado la condena promedio en las prisiones de California era levemente superior a nueve años para los nuevos reclusos procesados por homicidio. Las estadísticas no distinguen entre homicidio involuntario y voluntario, un delito más grave.

Es probable que Murray se enfrente a un confinamiento casi solitario en la cárcel, debido a la notoriedad de su caso. Es posible que se mantenga separado de la población general de la cárcel, en una celda solo, y sea escoltado por agentes en caso de ser necesario para su seguridad, informaron las autoridades.

Mehserle solo podía salir de la celda una vez a la semana y se bañaba dos veces al a semana mientras estuvo en la cárcel del centro de Los Ángeles, señaló Rains.

“Es una existencia muy pero muy solitario, y así sería también para el Dr. Murray”, afirmó Rains.