Noche de Shakira

La cantante recibe premio Persona del Año de LARAS

LAS VEGAS, Nevada.- La emoción embargó a Shakira en varias ocasiones cuando fue condecorada como la Persona del Año por parte de la Academia Latina de la Grabación la noche del miércoles.

La distinción, celebrada en el marco de la doceava edición del Latin Grammy, no solo fue por sus logros musicales -que incluye un exitoso crossover al mercado de habla inglesa-, sino también por su labor filantrópica en pro de la niñez y la educación.

“Este es uno de los momentos más importantes de mi carrera, una noche que llevaré para siempre conmigo. Las palabras no me alcanzan para expresar mi emoción. Pocas veces me he sentido tan apreciada. Esto no tiene precio para mí. Me han hecho la mujer más feliz del mundo y jamás lo olvidaré”, dijo la cantante colombiana de 34 años durante la ceremonia realizada en el Centro de Convenciones del hotel Mandalay Bay de esta ciudad. Recibió el reconocimiento de manos de Neil Portnow, presidente de la Academia, y del compositor español Luis Cobos.

Acompañada por sus padres, la cantante mostró sus sentimientos a flor de piel, sobre todo cuando a la mitad del homenaje su padre, William Mebarak, la sorprendió al interpretar Es mi niña bonita, tema que cantaban en su hogar. Ambos se abrazaron al concluir el acto musical, que puso a la audiencia de pie.

La primera cantante de su país en recibir este honor y la más joven en la historia de este premio no pudo evitar llorar, aunque trató de ocultarlo cubriéndose el rostro.

Desde la cuarta canción que se entonó durante la ceremonia, Que me quedes tú, que interpretó Pepe Aguilar, los ojos de la artista se llenaron de lágrimas.

“Ojalá Dios te bendiga y que Dios te dé muchos años para que sigas siendo inspiración”, dijo el cantante mexicano.

Otra sorpresa de la gala fue cuando Marc Anthony apareció sin ser esperado por los presentes para entregarle el gramófono.

“Estamos en la presencia de una de las personas más talentosas del mundo… Ella es una de las humanitarias más increíbles que he conocido”, dijo el salsero en inglés.

La noche inició con un toque rockero en las voces de Alejandra Guzmán y Natalia Jiménez con Ciega, sordomuda.

“Eres una gran mujer… Esta es tu noche, mamacita”, dijo Guzmán antes de su actuación.

Después llegaron Cristian Castro -quien llamó un ejemplo a la homenajeada-, y Vicentico para cantar Moscas en la casa; luego siguieron Franco de Vita con un romántico No, Jorge Drexler con Devoción y Estopa con Te aviso, te anuncio. Víctor Manuelle, con Inevitable, puso a la homenajeada a bailar. El ritmo colombiano lo pusieron Jorge Celedón y Jimmy Zambrano.

Ataviada en un vestido largo azul claro con fondo amarillo limón, sin mangas, con aplicaciones de canutillo plateado -que simulaban un collar y decoraban desde el pecho hasta la espalda-, Shakira subió al escenario en cada uno de los números para agradecer a sus colegas sus participaciones.

“Nadie se para para darle un beso a cada persona; eres una sencillez de mujer”, le dijo Áleks Syntek tras presentar su versión con toques de samba de Estoy aquí y describirla como “una niña precoz” por haber logrado tanto tan joven.

Gilberto Santa Rosa bromeó con ella porque compartió que se siente muy bien cuando su esposa le dice “estoy loca por mi tigre”, estrofa del tema Loca, de Shakira. Después interpretó La tortura.

Con En Barranquilla me quedo, al ritmo de salsa, Shakira concluyó la noche y aseguró que se divirtió. Su novio, el futbolista español Gerard Piqué, no estuvo presente.

En su paso por la alfombra roja -por la que también desfilaron artistas como Paulina Rubio, Barbara Mori, Pablo Alborán, Pau Donés, Los Huracanes del Norte y Taboo, de Black Eyed Peas-, la cantante expresó su satisfacción por sus logros de este año, que incluyen una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, desvelada el martes.

“Ha sido un año de cosechas… [Este premio] me valida por todos estos años de trabajo y dedicación a mi carrera y redobla mi compromiso con la música”, dijo.