Se reorganiza grupo Occupy de Berkeley

Autoridades del campus prohíben que manifestantes instalen carpas

BERKELEY, California

La policía del campus de la Universidad de California, Berkeley, arrestó a un activista de Occupy que intentó armar una carpa en el campus ayer, un día después de que decenas de personas fueron detenidas cuando intentaron establecer un campamento cerca de la plaza principal del centro de estudios.

El manifestante fue detenido alrededor de las 10 a.m., después de que intentó detener a un agente que desarmaba la carpa que había colocado en la plaza Sproul, dijo Margo Bennett, capitana de la policía del campus.

Treinta y nueve manifestantes fueron arrestados el miércoles durante un enfrentamientos con la policía con equipo antidisturbios que desmanteló un pequeño campamento de “Occupy Cal” junto a Sproul Hall, dijo la policía del campus.

Material grabado por programas de noticias de televisión desde fuera del principal edificio de la administración de la universidad mostró agentes jalando a las personas para quitarlas de las escaleras y empujando a otras con bastones, mientras la multitud coreaba, “¡Somos el 99 por ciento!” y “¡Dejen de golpear a los estudiantes!”.

“Nunca es algo bueno detener a nuestros estudiantes o a cualquier miembro de nuestra comunidad”, dijo Claire Holmes, portavoz de UC Berkeley. “Fue un hecho desafortunado, pero estamos convencidos de que no podemos tener campamentos en nuestro campus”.

Las autoridades del campus decidieron defender firmemente la prohibición de acampar después de ver a Oakland y otras ciudades enfrentar las dificultades provocadas por los campamentos de Occupy Wall Street, dijo Holmes. Pero los manifestantes son bienvenidos para reunirse y hacer manifestaciones en el campus 24 horas al día, siempre y cuando no acampen ni cocinen.

Los activistas organizaron seminarios en el campus ayer y tenían planes de reunirse en la tarde para planificar un “día de acción” programado para el martes para protestar por los recortes presupuestarios a la educación superior, dijo la organizadora Amanda Armstrong, estudiante de posgrado de la Universidad de Berkeley.

“La violencia es absolutamente inaceptable, pero lo más importante a destacar es la pasión de los estudiantes y trabajadores que manifestaron ayer”, dijo Armstrong, de 29 años. “La gente mira hacia adelante, y nos interesa expandir la lucha”.

La organizadora Nancy Reiko Kato dijo que los manifestantes anti-Wall Street planeaban marchar hacia una sucursal del banco Chase en el centro de Berkeley en la tarde de ayer para protestar contra el papel de los grandes bancos al provocar una crisis financiera que según los manifestantes ha llevado a profundos recortes en el presupuesto y enormes aumentos de la matrícula.