Calderón da último adiós a Blake Mora

Dice que México enfrenta 'momentos difíciles' con la pérdida del funcionario

MÉXICO, D.F. (EFE).- El presidente de México, Felipe Calderón, dio el último adiós ayer en un magno funeral de Estado en la capital mexicana al secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, y a siete de sus colaboradores, fallecidos el viernes en un accidente de helicóptero.

“Descansen en paz estos leales compatriotas, descansen en paz y sigamos nosotros con nuestro trabajo y en pleno cumplimiento del deber al servicio de la patria”, dijo Calderón en una ceremonia emotiva ante representantes de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

En la ceremonia celebrada en el Campo Marte de la capital mexicana el mandatario dijo que el gobierno y su país enfrentan “momentos difíciles” con la pérdida de los funcionarios, pero se mostró convencido de que serán superados.

“La mejor manera de honrar la memoria de mexicanos tan valiosos como los que hoy despedimos es seguir trabajando unidos, seguir luchando y con mayor convicción aún por las cosas por las cuales ellos lucharon (…) para transformar a México en la patria que ellos querían”, agregó.

Señaló que la pérdida de los “ocho servidores públicos ejemplares” era dolorosa y ponía a prueba a las instituciones del país, pero se dijo convencido de que la fortaleza de las mismas permitirá superar las adversidades.

Sobre el ministro Blake, encargado de coordinar temas de seguridad y de negociar con el Congreso entre otras responsabilidades, dijo que “fue un funcionario admirable que siempre mostró su compromiso con la construcción de un México de paz con justicia”.

“En especial fue promotor de encuentros francos, directos y abiertos con las víctimas de la violencia. Estuvo siempre dispuesto a escuchar y a trabajar hombro con hombro con las organizaciones de la sociedad civil a fin de fortalecer a las víctimas y ayudarles a encontrar la justicia que tango anhelan”, añadió.

Alabó como virtud en el arte de la política que el secretario no cayera jamás “en la vociferación, en la descalificación y en el encono” ante sus opositores, y recordó el importante papel que tuvo para impulsar reformas estructurales y para estar cerca de los mexicanos que sufrieron distintos desastres naturales.

Tras su discurso Calderón se despidió de los deudos de las víctimas, antes de que la Banda de Guerra Monumental del Primer Cuerpo del Ejército interpretara una marcha fúnebre.

Además del secretario, fallecieron en el accidente el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de Gobernación, Felipe Zamora; el director de Comunicación Social de la cartera, José Alfredo García; la secretaria técnica, Diana Miriam Hayton Sánchez, y el mayor René de León Sapién, así como tres miembros de la Fuerza Aérea.

El gobierno mexicano abrió una investigación sobre el siniestro con la colaboración de especialistas en aeronáutica de Estados Unidos y Francia, donde fue fabricado el aparato accidentado.

Los funcionarios y militares murieron en el accidente de helicóptero registrado en el municipio de Chalco, Estado de México, vecino a la capital mexicana, cuando la aeronave en que viajaban se dirigía a una reunión de fiscales prevista en Cuernavaca.

La nubosidad que había en la zona ha sido señalada en un primer momento como la posible causa del siniestro, aunque será un equipo de expertos mexicanos, estadounidenses y franceses el que determine la causa por la que se precipitó el Eurocopter contra el cerro Chayaqueme.

Normalmente el trayecto en helicóptero entre Ciudad de México y Cuernavaca es más directo, sobrevolando el Picacho Ajusco, un volcán inactivo, pero al parecer el clima adverso motivó que los pilotos optaran por volar por una vía alterna, por Amecameca y el Cerro Tepotzteco, dando un rodeo.