Breves de Los Ángeles y California

The Sacramento Bee reportó que un técnico del Departamento de Transporte de California responsable de pruebas fundamentales para garantizar la seguridad del nuevo tramo del puente de la Bahía de San Francisco-Oakland está bajo investigación.

El diario informó en sus ediciones de ayer que la investigación está relacionada con pruebas para importantes proyectos de transporte en todo el estado.

El periódico dijo que descubrió pruebas de seguridad falsificadas por el técnico.

El técnico se encuentra en licencia administrativa y el diario dijo que trabajos anteriores del técnico en un puente de la autopista 405 de Los Ángeles, un cartel de una autopista de Oakland y otros proyectos están siendo investigados por funcionarios federales y estatales.

A un costo proyectado de 6,300 millones de dólares, el nuevo tramo este del Puente de la Bahía es el mayor proyecto de obras públicas en la historia de California, y está planificado que se abra para uso público en 2013.

Ingenieros han subrayado repetidamente la necesidad de asegurar que el puente puede soportar el terremoto anticipado más fuerte.

Las familias que perdieron seres queridos en un accidente de helicóptero en la Sierra Nevada en el que murieron tres biólogos del Departamento de Pesca y Caza y un piloto irán a juicio en el Tribunal Superior del Condado Los Ángeles esta semana.

El equipo estaba realizando un relevamiento aéreo de venados el 5 de enero de 2010, cuando su helicóptero chocó con una línea de transmisión de Southern California Edison y cayó en un área remota.

The Fresno Bee informó que el juez escuchará demandas consolidadas presentadas por familiares de las cuatro víctimas contra la empresa de servicios públicos y el propietario del helicóptero, Landells Aviation de Desert Hot Springs.

Un abogado de una de las familias dice que los pleitos reivindican que la empresa de servicios públicos ignoró las normas de la industria que exigen la colocación de dispositivos de advertencia sobre líneas de electricidad estáticas.

SoCal Edison se negó a hacer comentarios. Landells no devolvió una llamada ayer.

Amigos dicen que Scott Olsen, el veterano de la guerra de Irak que sufrió una grave lesión en la cabeza durante una redada policial en el campamento de Occupy Oakland, ha sido dado de alta del hospital.

Olsen sufrió fractura de cráneo durante enfrentamientos entre manifestantes y la policía en los que hubo gas lacrimógeno el 25 de octubre.

El veterano de la Infantería de Marina, de 24 años de edad, había estado asistiendo a manifestaciones de Occupy San Francisco y Oakland después de trabajar en su empleo como ingeniero de software de seguridad.

Dottie Guy, de Veteranos de Irak Contra la Guerra, dijo ayer que Olsen fue dado de alta la semana pasada. Dijo que puede leer y escribir, pero aún tiene problemas para hablar.

Manifestantes contra Wall Street en todo el país han demostrado su apoyo a Olsen. Un segundo veterano de la guerra de Irak fue hospitalizado a principios de este mes después de que funcionarios de Oakland dijeron que fue herido durante otra ronda de protestas, pero desde entonces ha sido dado de alta.

El jefe de la policía de la Universidad de California, Berkeley, está entrevistando a testigos y revisando videos para comprobar si los funcionarios deben ser disciplinados por uso injustificado de la fuerza en el enfrentamiento con estudiantes la semana pasada.

Imágenes de noticias de televisión mostraban decenas de policías con equipamiento antidisturbios enfrentando a manifestantes contra Wall Street que el miércoles intentaban instalar un campamento Occupy retirando a los estudiantes de las escalinatas del campus y golpeando a algunos con bastones.

A raíz de las críticas, las autoridades del campus están suavizando su defensa de la policía del campus. Claire Holmes, vicerectora asociada, dijo que las autoridades “trabajarán muy duro para que no se repita esa violencia” en una manifestación estudiantil prevista para mañana martes.

Mientras el jefe de policía Mitch Celaya investiga la respuesta del miércoles, dijo al San Francisco Chronicle que está considerando si podrían utilizarse en futuras manifestaciones spray de pimienta y gases lacrimógenos.