Traspaso de reos ha sido problemático

El CCJCC confirma problemas de personal, operativos y de coordinación

Las autoridades carcelarias han tenido que lidiar con problemas operativos por falta de personal y de coordinación entre departamentos durante el primer mes de la implementación del plan para reubicar reos de prisiones estatales a cárceles del condado.

Así lo expuso ayer el Comité de Coordinación de Justicia Criminal del Condado (CCJCC) que realizó un análisis del funcionamiento de esa transferencia de reos del 1 al 31 de octubre.

Pero según Mark Delgado, director ejecutivo de dicho comité, a medida en que vaya avanzando la implementación del traspaso de reos se irán resolviendo los problemas operativos que se han identificado.

El CCJCC presentó a la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles un informe en el que destaca que los primeros 1,369 reos que se transfirieron al condado fueron remitidos al Departamento de Libertad Condicional (Probation), de los cuales 747 fueron liberados y 272 enviados al Departamento de Salud Mental para revisión o tratamiento.

Otros 33 fueron enviados a la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

El resto aún no eran elegibles para liberación o no se contaba con verificación de domicilio.

El plan de liberar y transferir reos del estado al condado forma parte de la ley AB109 firmada por el gobernador Jerry Brown para ahorrar dinero del estado al permitir que sean los condados quienes supervisen a los reos en libertad condicional.Sin embargo, la ley no faculta a los supervisores de reos de invalidar libertades o buscar a quienes no se presenten como lo requiere la libertad condicional.

De los 747 liberados, señala el informe, 65 no se presentaron en el plazo de los cinco días que establece la libertad condicional.

Pero a la supervisora Gloria Molina, esos 65 representan un porcentaje (alrededor del 10%) similar a los reos que deciden no reportarse cuando salen de prisión.”Es un porcentaje muy mínimo, porque todo el tiempo hay eso”, comentó Molina.

Para la supervisora representante del primer distrito del condado, el informe CCJCC fue claro, completo y refleja que el traspaso de reos va conforme lo planeado.

“Porque saben bien qué tantos se están recibiendo, saben bien cuáles son los servicios que se les tienen que dar, saben bien cuál es la respuesta de ellos mismos, pero es el primer mes, sabemos muy poco aún, en el primer reporte sabemos que tenemos toda la información, el hecho de que si van a cometer un crimen, pues eso no lo podemos saber”, mencionó.

Sin embargo, para el supervisor Michael Antonovich, el reporte establece que hay baches en la ley estatal y que el traspaso de reos vulnera la seguridad de los ciudadanos.

Se refirió al caso de un reo que fue enviado a un hospital local y que tenía antecedentes de incendiario, violación y asalto.

“Es un individuo que debía estar en una institución mental del estado y no en un hospital local”, comentó.

Para Antonovich, claro opositor a la polítca de Jerry Brown, el estado no está pagando el costo completo de esos reos que ha enviado, al menos en el primer mes, ya que según él se ha visto un déficit de 10 millones de dólares.

“Y el estado ha mentido en decir que no enviarían a ofensores violentos a las cárceles locales. Es una pesadilla, creo que el crimen incrementará y creo que el gobierno estatal debe ser responsable y también la Legislatura por aprobar esa ley”, criticó el representante del quinto distrito, quien actualmente preside de la Junta de Supervisores.

El CCJCC continuará realizando reportes mensuales sobre la implementación del programa de transferencia de reos para detectar el impacto en las cárceles del condado, las cuales hasta el momento no han padecido de un incremento de población.