Se mojan las fiestas

Fuerte e inesperada lluvia obliga la cancelación de varios festivales en la región

Por segundo año consecutivo, la celebración del Festival del Mariachi, un evento que viene celebrándose en Boyle Heights por 21 años consecutivos, tuvo que ser aplazada ayer.

“Por 19 años nunca llovió, pero el año pasado llovió dos veces, el 22 y otra vez en diciembre, así que no se pudo celebrar hasta el 5 de mayo”, explicó Sumi Sevilla Haru, productora y portavoz del festival, que tiene lugar en la Plaza del Mariachi del barrio angelino.

Los organizadores esperaban entre cinco y ocho mil asistentes.

La lluvia se declaró ayer cuando empezaban a descargarse los equipos, agregó Sevilla Haru. Dijo que próximamente se dará a conocer la nueva fecha del encuentro pero recalcó que se espera realizar el festejo anual dedicado a Santa Cecilia, este martes, en la misma Plaza del Mariachi. El festival inicia con las tradicionales mañanitas a las 5.

Según la Administración Nacional de Oceanos y Atmósfera (NOAA) ayer cayeron entre media pulgada y 1.5 pulgadas de agua en el sur de California. El aguacero se tornó intenso en algunos momentos, provocando que varios tramos de carretera se inundaran.

También nevó en las montañas de Santa Barbara, Ventura y Los Ángeles al nivel de los 4,500 pies, lo que produjo mantos blancos de cuatro a siete pulgadas en algunas partes.

La lluvia también forzó la cancelación del Festival por la reconstrucción de El Salvador, una actividad benéfica de la Iniciativa de Artistas Hispanos USA (IAHUSA) a favor de las víctimas de las inundaciones que anegaron el país centroamericano en agosto, y que iba a celebrarse en el pabellón Levitt del parque MacArthur. En el iban a participar conjuntos de música, teatro y danza, así como una muestra de pintura.

Otra actividad para recaudar fondos con ese fin, la cena benéfica pro ayuda a damnificados organizada por la Cámara de Comercio El Salvador California, si bien iba a celebrarse bajo techo, no dejó de verse abrumada por la tormenta que cayó ayer.

“Creemos que será poca la asistencia y lo que recabe va a ser menos”, dijo en una entrevista telefónica Ruben Hoyos, encargado de relaciones públicas de la Cámara. El precio de la cena era 25 dólares por persona. “Yo lo decía hoy a mi señora: mucha gente va a preferir quedarse cómoda en casa”, agregó el empresario salvadoreño.

Una fiesta que la lluvia no logró cancelar fue la de la entrega de premios American Music Awards, que se realizó tal y como estaba programada en el Teatro Nokia de LA Live en el centro.

Los organizadores protegieron de la lluvia la alfombra rojo por donde desfilaron los artistas, pocos de los cuales alteraron sus vestuarios por la fuerte precipitación.

Al cierre de esta nota el termómetro indicaba 51 grados Fahrenheit y la humedad del aire marcó 95%.

Se esperaba que el tiempo lluvioso se desvaneciera hoy.