más esperado

Amy Adams nos habla de su trabajo con... ¡los Muppets!, que mañana estrenan nuevo filme

Ha sido dirigida por Steven Spielberg. Y ha actuado al lado de estrellas del calibre de Tom Hanks, Julia Robert, Meryl Streep y Mark Wahlberg. Pero eso no es nada si se compara con la labor de acompañar en el reparto a Kermit (o la rana René, como se la conoce en algunos países latinoamericanos), Miss Piggy, Rizzo, Fozzie o Fonzo, algunos de los legendarios Muppets creados a mediados de los años 70 por el añorado Jim Henson.

Amy Adams es la coprotagonista, junto a Jason Segel, de The Muppets, la película que devuelve a estos entrañables muñecos a la gran pantalla, tras 15 años de ausencia y que se estrena mañana en cines del todo el país.

Es un regreso, sin duda, esperado. Ya lo comentó Segel, co-guionista y productor del filme, durante la rueda de prensa de promoción: “crecí con los Muppet. De pequeño fueron mi puerta al mundo de la comedia y los que me guiaron a un humor más punzante, el de los Monty Python y Saturday Night Live. Sí, los Muppet definieron quién quise ser como cómico cuando fui un niño”.

Mientras trabaja en Man of Steel, la nueva entrega de las aventuras de Superman, donde da vida a la intrépida reportera Lois Lane, Amy Adams hizo un hueco en su agenda para hablar con ¡holaLA! de su experiencia a la hora de trabajar en The Muppets.

En la película no solo comparte pantalla con tales personajes, sino que además, tal y como hiciera en Enchanted, canta y baila… en ocasiones ella sola y dirigiéndose a la cámara.

Un desafío creativo que la actriz de 37 años enfrentó sin miedo. “No hay que tenerlo. Hay que lanzarse”, reconoció.

“Cuando tratas de mantener el control, cuando tienes vergüenza, cuando dudas, es cuando estás en peligro. Hay que creer en lo que haces. Es como cualquier otro trabajo como actor: es un desafío en el que debes creer”.

Claro que en esta ocasión debe pasearse rodeada de… muñecos. Lo que no dista tanto de encarnar a una monja en Doubt.

“En cualquier proyecto, ya sea The Muppets o Doubt, una tiene la impresión de que va a lucir absurda”, asintió. “Yo siempre tengo ese miedo, pero aún así me lanzó a hacerlo. Eso es lo que me convierte en actriz: enfrentarme a la humillación y tirar para adelante”.

Su entrada en el mundo de los Muppets -“recuerdo ver The Muppet Movie [1979] y me encantó. Formó una parte inmensa de mi niñez”, afirmó- tuvo lugar “antes de leer el guión”, reconoció. Sus responsables -Jason Segel y el director James Bobin- “me hablaron si estaba interesada. En ese momento esta promocionando The Fighter, y no estaba segura si quería trabajar, porque acababa de tener a mi bebé…”.

“Jason y Kermit me enviaron un DVD con una petición personal [para que hiciera el filme]. Me resultó imposible decir no”.

El sentido del humor de los Muppets es casi surrealista: sus autoreferencias, la conversación directa con la audiencia… funciona en la pantalla, pero, ¿lo hace en el papel del guión?

Para Adams se trata de “poner fe en los otros actores y en el director”, afirmó. “James tiene una sensibilidad cómica que sabía que iba a funcionar con los Muppets. Y Jason y Nick [Nicholas Stoller, coguionista] son fans de los Muppets. Solo tuve que plantarme [frente a la cámara] y dejar al resto ser divertidos”.

En The Muppets, Amy Adams -nacida en Vincenza, Italia, dado que su padre perteneció al ejército de EEUU- canta y baila, lo que “me exige mucha energía. Desde que he tenido a mi bebé, me cuesta mucho más” desplegar esas habilidades que no limitarse a actuar en un drama, dijo.

“¡Es mucho más fácil llorar!”, exclamó al preguntarle qué le resulta más fácil, si el drama o la comedia. “No sé cuál es más difícil… Depende de la gente con la que trabajas y la experiencia que vives. Eso es lo que hace [un rodaje] más o menos fácil”.

También “depende de cada proyecto [larga pausa]”, continuó. “En dramas, cuando una está de mal humor, la gente cree que te estás preparando para una escena. Pero si estás de mal humor [rodando] The Muppets… ¡eres una amargada! [risas]… te obliga a estar siempre de buen humor”.

La filmación de The Muppets, con técnicos, marionetistas, cámaras, actores y muñecos rodeándola no tuvo demasiadas complicaciones. “Lo difícil no fue trabajar con los Muppets, porque yo los acepté como actores a mi lado”, detalló la protagonista de Julie & Julia. “Pero hay escenas con muchos Muppets donde uno está muy cerca de los marionetistas, como cuando estoy con ellos en el coche y tengo a diez hombres debajo de mí [controlándolos]. Hay que tener mucho cuidado con la ropa interior que llevo [risas]… y con el espacio que uno tiene [para moverse]. Es técnico, pero es algo que me gusta”.

Con un pie firme en el mundo de la actuación, Adams -que antes de ser actriz trabajó en Gap y en… Hooters- “ha pensado” en abrirse a otras áreas del cine. “Hay material que quiero desarrollar… pero ahora mismo mi interés es aún actuar”, indicó. “Pero mi hija está creciendo y seguro que me pedirá estar más a su lado. Quizás entonces me concentre en otras facetas. Siempre formaré parte de esta industria de una forma u otra, ya sea en teatro, enseñando actuación…”.

“Las historias son importantes en nuestra cultura. Y el cine es la forma como las contamos hoy en día. Contar buenas historias, que nos dan esperanza… Tenemos mucha negatividad hoy en día. Las historias son importantes para entretener, informar, iluminar, hacer reir…”.

Ser madre la ha cambiado. Su hija, Aviana Olea Le Gallo, fruto de su relación con el actor Darren Le Gallo (Date Night) y que nació en mayo de 2010, le ha llevado a dar un giro en su vida personal y profesional.

“Nunca he sido alguien que se identifique solo a través de su trabajo. Pero tras ser madre me he dado cuenta de cuán concentrada he estado en ello”, explicó la actriz.

“Desde que nació mi hija es maravilloso el estar concentrada en algo mucho más importante que yo, lo que pone mi trabajo en perspectiva, porque ahora ya no me define. Ahora, primero soy una madre, y después una actriz. Y eso me hace sentir muy bien”.