Ejecuciones estremecen a Guadalajara

Descubren 26 cadáveres en el interior de tres camionetas

MÉXICO, D.F.— La ciudad de Guadalajara, tercera en el país, amaneció ayer con el hallazgo macabro de 26 cadáveres abandonados en tres camionetas atravesadas en una importante vialidad y a solo unas horas del asesinato de 24 personas en Sinaloa, donde 16 de ellas fueron calcinadas.

Los cuerpos en la capital del occidental estado de Jalisco fueron encontrados en el interior de tres camionetas cerca de la Expo Guadalajara, sede de la Feria Internacional del Libro que se realizará entre el 26 de noviembre y el 4 de diciembre y para la cual se anunció un refuerzo de seguridad.

De acuerdo con los primeros reportes policiacos, en uno de los vehículos se extendió un mensaje presuntamente del cártel del Milenio-Zetas.

Versiones radiofónicas difundieron que en el papel había una amenaza en contra del gobernador de Jalisco, Emilio González, del Partido Acción Nacional (PAN) -como ha ocurrido en otras ejecuciones-, pero las autoridades no confirmaron la versión.

La policía municipal reportó que dentro una Voyager yacían 10 cuerpos; en una Nissan ocho y en una Dodge Ram siete.

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, descalificó la “violencia irracional” en Jalisco y Sinaloa y ofreció el apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR) para auxiliar a las autoridades locales.

“Para que no queden impunes estos hechos”, dijo.

Desde 2010, el gobierno federal reportó la división del cártel de Los Valencia, tras la captura de uno de los sobrinos del líder de la organización Luis Valencia y el fallecimiento del capo sinaloense Ignacio “Nacho” Coronel.

Surgieron los cárteles La Resistencia y Jalisco Nueva Generación (CJNG) que hoy compiten por la plaza con Los Zetas y aliados, con La Familia Michoacana, el cártel de Sinaloa y el de los Beltrán Leyva.

El estado de Jalisco es un punto estratégico para el trasiego de drogas porque conecta al Pacífico con las rutas del norte y del centro del país, además de ser una de las regiones con mayor incremento del consumo de drogas en México.

Al norte de Jalisco -cruzando Nayarit- el estado de Sinaloa padece condiciones similares que se reflejan en una espiral de violencia que en las últimas dos semanas dejaron en ambas entidades un total de 92 ejecuciones.

“Hay un cuadro psicopático en los grupos criminales en donde su reacción es que si matan a los de un bando el otro responde con asesinatos de otras regiones en disputa”, describió el analista de seguridad nacional, Gabriel Regino, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con base en estos parámetros, las matanzas en tres municipios sinaloenses que registraron el miércoles 24 víctimas -entre ellos, 16 carbonizados- estarían relacionadas con la masacre de ayer en la Perla Tapatía.

Frente al panorama de violencia, el gobernador sinaloense, Mario López Valdés, y sus secretario de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, sacaron a sus hijos del país ante el temor de que estas “sean secuestradas por grupos criminales”, informó el segundo a la prensa local.”No queremos la presión de que si hacemos nuestro trabajo van a ir por alguien de la familia”.

En los últimos dos años han muerto en México 241 personas en 12 ataques masivos contabilizados desde el 31 de enero de 2010 al día de ayer en los estados de Chihuahua, Veracruz, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Jalisco y Sinaloa.

Destacan por el número de ejecutados la masacre de 72 migrantes en el municipio tamaulipeco de San Fernando, en agosto de 2010; y dos agresiones en Monterrey un año después: al Casino Royale, en Monterrey, donde fueron quemadas vivas 52 personas, y al Bar Sabino Gordo, donde pistoleros dispararon a mansalva y asesinaron a 25. El resto de ofensivas cobró entre nueve y 16 vidas.

El nuevo hallazgo de cadáveres en Guadalajara también se da dos días después del decomiso de un vehículo que transportaba unos 15.3 millones de dólares en Tijuana, y los que supuestamente estarían vinculados con el cártel de Sinaloa, según las autoridades mexicanas.