Pakistán le cierra a la OTAN frontera afgana

Este país exige a la alianza que desaloje una base en plazo de 15 días

ISLAMABAD, Pakistán (EFE).- El gobierno de Pakistán decidió ayer, de manera drástica, cerrar sus pasos fronterizos con Afganistán a los vehículos que transportan suministros para las fuerzas de la OTAN en ese país, y le exigió a la alianza que desaloje en un plazo de no más de 15 días una base en su territorio desde la que operan los aviones espía de la Organización del Atlántico Norte.

La decisión fue adoptada en una reunión del comité gubernamental de Defensa, celebrada ayer por la noche de una manera extraordinaria tras un ataque horas antes de helicópteros de la OTAN que causaron la muerte de 25 soldados paquistaníes en la región tribal de Mohmand, que limita con el vecino país de Afganistán.

En el encuentro, al que asistió la cúpula de las Fuerzas Armadas, el gobierno instó a “revisar todos los programas, actividades y acuerdos de cooperación con Estados Unidos y la OTAN”, según un comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de pakistán.

“Los ataques constituyen una violación de la soberanía, de la ley internacional y de la base fundamental de la cooperación de Pakistán con la OTAN contra el terrorismo”, agrega la nota, antes de decir que el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, tendrá que comparecer “en un futuro cercano” ante el Parlamento nacional.

De acuerdo con la nota, el gobierno paquistaní decidió, asimismo, “cerrar con efecto inmediato las rutas de suministro logístico” de la Alianza Atlántica a través de sus pasos fronterizos enb las regiones de Khyber y Chamán.

Pese a que en los últimos años las fuerzas internacionales, en especial EEUU, han transportado cada vez más suministros por otras vías en Asia Central, las rutas paquistaníes continúan siendo esenciales para abastecer a las tropas destacadas en el país vecino.

El Ejecutivo paquistaní anunció, igualmente, que pedirá a EEUU que “desaloje en un plazo de 15 días la base aérea de Shamzi”, situada en la provincia suroccidental de Baluchistán.

Desde allí, supuestamente, despegan algunos de los temibles y famosos aviones no tripulados estadounidenses que atacan con frecuencia objetivos de los grupos radicales islámicos del Taliban y a otros insurgentes en las conflictivas áreas tribales paquistaníes.

Pakistán acusa con relativa frecuencia tanto a las fuerzas afganas como internacionales de atacar sus posiciones en la frontera, de unos 2,600 kilómetros, pero el número de fallecidos en el ataque de anoche no habia ocurrido antes.

La relación entre Estados Unidos y Pakistán ha empeorado notablemente en todos estos últimos meses, sobre todo en relación con lo sucedido por la muerte de Osama Bin Laden el pasado mayo, cuando, en una operación unilateral, un comando estadounidense en el norte del país surasiático le dio muerte al terrorista más buscado, y que llevaba años escondido en Pakistán.