Europa preocupa a EEUU

Prevé Obama "serios problemas" por crisis del euro

WASHINGTON, D.C.- “Una crisis en Europa causaría serios problemas en Estados Unidos”. Ese fue el mensaje entregado por el presidente Barack Obama, luego de su reunión con los presidentes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo, José Manuel Barroso y Hernan Van Rompuy.

No es una coincidencia que los líderes hayan ido a Washington. La incertidumbre respecto a los efectos de una crisis económica mayor en el viejo continente, ha generado más de un dolor de cabeza en la Casa Blanca, al frente de un país con 14 millones de personas sin empleo.

A unos días de que se discuta un nuevo pacto fiscal del Consejo Europeo en Bruselas, que podría redefinir el rol del Banco Central; el respaldo estadounidense da una señal importante a los mercados.

Sobre todo después de proyecciones como la entregada por el economista en jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Pier Carlo Padoan, quien insistió en que la “situación en el área del euro se está deteriorando rápidamente y el contagio se está extendiendo”.

La OCDE pronosticó además que las economías de las 17 naciones de la zona euro se deprimirán a una tasa de 1% durante el último trimestre de 2011. También mostró que las perspectivas de crecimiento para Estados Unidos bajarán de 3,1% a un 2% para 2012.

Obama ya había dejado ver su preocupación ante la crisis en Europa, durante una reciente mesa redonda con medios hispanos donde participó La Opinión.

“Lo que ha pasado, ya ha tenido impacto aquí, durante el año pasado y probablemente es la pieza de incertidumbre más grande, que ha desacelerado nuestra recuperación. Si Europa entra en una recesión profunda, tendrá un impacto en Estados Unidos [….] Eso significaría que estaremos vendiendo menos productos”, dijo.

Ayer, el mandatario tocó otra área clave, tras el encuentro con Barroso y Van Rompuy: la creación de empleos. “Estados Unidos está listo para hacer su parte en ayudar a resolver este tema. Esto tiene una importancia enorme para nuestra economía. Si Europa se contrae o tiene dificultades, entonces es mucho más difícil para nosotros crear empleos aquí; ya que es un socio comercial tan relevante”, aseguró.

“Quiero asegurarle al Presidente Obama y a los estadounidenses: Europa está pasando momentos difíciles, sí, pero estamos resueltos a superar las dificultades actuales. Tengo plena confianza en la determinación de los líderes europeos. Tenemos una actitud seria respecto a la magnitud de este desafío, lo entendemos, pero deben comprender que algunas veces ciertas decisiones toman tiempo. Estamos en esa dirección y nos encontramos tomando medidas fuertes, para situaciones sin precedentes”, enfatizó Barroso.

A la hora de encontrar soluciones concretas, las señales entregadas por Washington, parecen limitarse simplemente a gestos simbólicos. El encuentro con Obama no arrojó ningún dato concreto respecto a la potencial ayuda de Estados Unidos y su rol como un agente de drásticos, en la economía del Viejo Continente.