El sueño gaucho se va esfumando

España queda a un punto de llevarse el trofeo Copa Davis; Del Potro, domado
El sueño gaucho  se va esfumando
David Ferrer (izq.) trata de reanimar a un extenuado Juan Martín del Potro al final del juego maratónico en el Estadio Olímpico de Sevilla.
Foto: EFE

SEVILLA, España (AP).- Una vieja ilusión de Argentina de conquistar su primera Ensaladera de Plata se alejó ayer una vez más tras cosechar sendas derrotas ante España en los partidos individuales.

De nuevo España y otra vez Juan Martín del Potro fueron protagonistas, al igual que en la final de la Copa Davis del 2008 en Mar del Plata.

Con un 2-0 abajo, la remontada parece una misión imposible. De hecho, en 99 ediciones de la Davis, sólo una vez se levantó un resultado tan adverso en una serie al mejor de cinco. Fue en 1939, cuando Australia superó 3-2 a Estados Unidos.

“Está muy difícil. Estar 2-0 abajo el primer día”, dijo el capitán argentino Tito Vázquez. “Todavía tenemos que ser optimistas con respecto al dobles”.

España hizo valer en Sevilla su condición de local, donde no pierde una serie desde 1999.

Rafael Nadal arrolló a Juan Mónaco por 6-1, 6-1, 6-2 en 2 horas y 27 minutos, mientras que David Ferrer se impuso por 6-2, 6-7 (2), 3-6, 6-4, 6-3 en un partido de tintes épicos que duró casi cinco horas.

Precisamente fue Del Potro quien perdió en Mar del Plata un punto decisivo en los individuales en la primera jornada. La “torre de Tandil”, gran favorito entonces, cayó por 4-6, 7-6 (2), 7-6 (4), 6-3 ante Feliciano López.

En el estadio Olímpico de La Cartuja, y ante 26 mil espectadores, Del Potro luchó hasta el final. En el cuarto parcial estuvo cerca de ganar el partido, pero Ferrer consiguió un quiebre en el momento decisivo.

El argentino, que no había disputado un quinto set en toda la temporada, se vio mermado por el cansancio. Y Ferrer, invicto en arcilla 12-0 en la Davis, no perdonó.

“Hice todo lo que más podía, por momentos jugué en un nivel muy alto”, explicó un abatido Del Potro. “Me siento cansado. Hemos jugado con una gran intensidad”, reconoció.

“Aunque juegues un tenis increíble contra España, podés perder”, agregó Del Potro.

A diferencia de la final de Mar del Plata, Argentina sabía que visitar España en cancha de arcilla era una papeleta complicada. El país ibérico acumula 20 victorias en forma consecutivas en casa.

Del Potro quiso ser optimista sobre la posibilidad de que David Nalbandián y Eduardo Schwank ganen hoy a la pareja española Fernando Verdasco y Feliciano López para que Argentina llegue con vida a una casi imposible jornada dominical.

“Estamos todavía vivos y tenemos otra oportunidad mañana [hoy]”, dijo el estelar tenista de Tandil.

“Si hay alguien que pueda ganar a Nadal es él (Del Potro)”, aseguró Vázquez sobre un hipotético cuarto punto mañana entre las primeras raquetas de los dos países.

Pero más allá de los lógicos mensajes de no dar la serie por perdida, las palabras de Vázquez dejaron entrever que Argentina tendrá que esperar otra oportunidad para ganar su primera Ensaladera de Plata de la historia.