Felipe Calderón abre la CELAC

El alto organismo pretende combatir pobreza y mejorar el medio ambiente
Felipe Calderón  abre la CELAC
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez (d), saluda a su homólogo de México, Felipe Calderón, ayer, en apertura de CELAC, en Caracas.
Foto: EFE

CARACAS, Venezuela (EFE).— El presidente de México, Felipe Calderón, expresó ayer su aspiración a que la nueva Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sirva para proteger la democracia y el medioambiente, y para acabar con la pobreza y la violencia en la región.

Con estas palabras, Calderón abrió la III Cumbre de América Latina y el Caribe de Integración y Desarrollo (CALC) en Caracas, donde este sábado verá la luz la CELAC, un nuevo organismo integrador del continente americano que excluye a Estados Unidos y Canadá.

Esta cita “será de gran trascendencia para nuestra región”, apuntó el mandatario de México, quien agradeció al anfitrión, Hugo Chávez, su esfuerzo y al que trasmitió “en nombre de los mexicanos su pronto restablecimiento de su salud”.

“No te rajes”, le dijo Calderón a Chávez, al aludir a su enfermedad- un cáncer que le llevó el pasado junio a ser intervenido y después sometido a un complejo proceso de quimioterapia.

Luego se congratuló porque los jefes de Estado y Gobierno de la región estuvieran congregados en la capital venezolana “para trabajar en favor de la unidad y la prosperidad”.

E hizo alusión al sueño de los libertadores que contribuyeron a la independencia de los distintos pueblos de América, al dejar claro que esos anhelos son los que se empiezan a conseguir 200 años después.

“Hoy, dos siglos después, las ideas de Bolívar siguen vigentes y nos son comunes a todos los latinoamericanos y caribeños. La integración y la unidad política y económica, social y cultural de nuestra región es una aspiración viva”, resaltó Calderón, para después explicar que esa unión que ofrece la CELAC permite pensar que protegerá a la región.

“Unión, ¿para qué?”, se preguntó Calderón, antes de ir respondiendo a esta pregunta a lo largo de un discurso estructurado que comenzó con la afirmación de que esa unión servirá, en primer lugar, “para defender la democracia, promover la paz y los derechos humanos”.

“Esta es la década de América Latina”, prosiguió al asegurar después que esa integración permitiría asimismo “el intercambio seguro, fluido, de los bienes, los servicios y las personas”.

Una unión, según Calderón, que serviría para “acabar con la pobreza y la desigualdad” y “proteger el medioambiente” en una región marcada por los nefastos efectos del cambio climático.

“Unión también para poner un alto al crimen organizado y a su violencia”, prosiguió, al afirmar que América Latina y el Caribe “se ha convertido en la región más violenta del mundo”.

Tras enumerar los problemas del continente, el presidente de México hizo votos para que “este mecanismo de integración sea fructífero y perdurable”.

Para concluir, Calderón dejó claro que la naciente CELAC “es la semilla de la América nueva”.