Chile protagonizará la FIL 2012, Guadalajara

El gobierno de ese país prepara programa centrado en la 'poesía y la diversidad'

GUADALAJARA, México (EFE).— El gobierno de Chile anunció ayer en México que prepara un programa de actividades culturales centrado en la “poesía” y en la “diversidad” que presentará en la XXVI edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), que se celebrará a fines de 2012 en México.

En una rueda de prensa y sin mencionar aún nombres de autores, el ministro de Cultura de Chile, Luciano Cruz-Coke, dijo que “será un programa nutrido y muy grande para hacerle también honor a la magnitud de esta feria” el que presente en Guadalajara el país suramericano.

“El programa de autores va a estar definido antes de marzo. Se está trabajando no solo a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), sino también a través de la Cancillería”, explicó el ministro Cruz-Coke.

Citó como algunos “ineludibles” en el panorama actual de las letras chilenas al poeta Nicanor Parra, premio Cervantes 2011, Jorge Edwards, Arturo Fontaine y Roberto Ampuero, quien “pronto” será embajador de Chile en México.

“Será la segunda vez que viene Chile a participar después del año 1999. Es para nosotros un honor enorme. Desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio con México (el 17 de abril de 1998) las relaciones culturales se han ido haciendo cada vez mayores”, agregó.

La idea que tiene Chile, y que ayer presentó en un acto junto con la delegación de Alemania en la FIL, donde los germanos han sido los invitados de honor este año, es combinar los temas culturales con los comerciales, algo que propicia cada vez mayor programa para profesionales del libro de la feria mexicana.

En la edición que ayer concluyó hubo 1,935 editoriales y 17,800 profesionales del libro, entre los que el año próximo habrá muchos chilenos.

El ministro Cruz-Coke confía en que la dimensión comercial de la FIL permita “que nuestro mundo editorial, que ha tenido una revitalización muy grande en los últimos años”, haga “los nexos con las más grandes casas comerciales-editoras del mundo”, y a la vez que abra espacios a las pequeñas y medianas editoriales y libreros.

“Necesitamos estar conectados con el mismo mercado que abre México por la magnitud y la importancia que tiene la FIL”, sostuvo el ministro.

De momento Chile ha decidido ya que su comisario en la FIL 2012 será el escritor Beltrán Mena, quien deberá coordinar el amplio programa literario que requiere la cita con otro complementario, de índole cultural, que abarca la danza, el teatro y las artes visuales.

Antes de la rueda de prensa el ministro chileno recibió formalmente en una ceremonia celebrada en el Salón Juan Rulfo de la FIL la estafeta que oficializa el traspaso de responsabilidades como invitado de manos del embajador de Alemania en México, Edmund Duckwitz.

El diplomático se mostró muy satisfecho por el paso de su país por la mayor feria del libro del mundo hispanohablante.

“Cerramos esta presencia con varios kilos de más y el placer de haber disfrutado de la comida y del tequila mexicanos”, indicó.

Además, alabó a Chile, un país con el que el suyo mantiene “estrechos lazos de amistad y cooperación”.

“Estamos seguros de que será un digno sucesor para la próxima edición de esta maravillosa fiesta y feria”, agregó.

En la ceremonia, a la que asistieron varios cientos de personas, se presentó también un vídeo con los diez años del proyecto “Lluvia de Poemas”, que en 2001 dejó caer sobre el palacio presidencial de Chile más de 100.000.

Esto mismo se repitió en Dubrovnik, Guernica y Varsovia, y lo hará el próximo 25 de junio en Londres durante la celebración de los Juegos Olímpicos previstos en la capital inglesa, anunció la delegación suramericana.

La edición XXV de la FIL cerrará en pocas horas sus puertas con un cálculo de asistencia en los nueve días que duró de casi 659,900 personas, 1,935 editoriales y 43 países presentes en ella, lo que la convierte en la segunda más importante del mundo solo superada por la de Fráncfort.