Exitosa FIL

Casi 660,000 personas visitaron la Feria del Libro

GUADALAJARA, México (EFE).- La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) reafirmó ayer su compromiso por ser “cada día más iberoamericana y más internacional” y anunció que en la edición de este año se alcanzó un nivel récord de asistencia.

Según cálculos preliminares, un total de 659,898 personas desfilaron por la XXV edición de la FIL desde que abrió sus puertas, el pasado 26 de noviembre, lo que representa un incremento del ocho por ciento respecto a la asistencia de la edición anterior.

“Esta feria es cada vez más iberoamericana y más internacional […] Casi nadie se la pierde. Todos los autores vienen”, afirmó en una rueda de prensa el presidente de la FIL, Raúl Padilla, al hacer un balance de todas las actividades desarrolladas en el evento.

La FIL, que cerró sus puertas anoche, es la principal feria del libro de habla hispana y la segunda del mundo, después de la de Fráncfort. En su XXV edición el país invitado fue Alemania y en la siguiente lo será Chile.

Padilla dijo en la rueda de prensa que la participación de Alemania permitió “un gran cruce de culturas. Todas las barreras del idioma fueron superadas”, agregó.

“Todas las expectativas que se trazaron antes del comienzo del programa han quedado satisfechas”, dijo por su parte el embajador de Alemania en México, Edmund Duckwitz. “Hubo un verdadero encuentro de culturas”, añadió.

Chile ya fue el país invitado en la edición de la FIL de 1999, y ahora repite porque, según Padilla, “en literatura hay nuevos actores y nuevas expresiones artísticas”.

El presidente de la FIL dio a conocer las principales cifras de la feria que con un cuarto de siglo de vida se ha convertido, además de en un importante encuentro editorial, en “un festival de literatura”.

Se hicieron presentes 774 autores, entre ellos dos premios Nobel, el hispano-peruano Mario Vargas Llosa y la alemana Herta Müller. Hubo más de 900 actividades en la FIL2011 y en algunos momentos llegó a haber 25 eventos simultáneos.

Llegaron pensadores como el español Fernando Savater y novelistas como el chileno Antonio Skármeta, la española Almudena Grandes, el británico Anthony Browne y el alemán Rüdiger Safranski.

Padilla destacó que en la FIL estuvieron presentes 1,935 casas editoriales de 43 países y se contó con la participación de 17,800 profesionales del libro.

Resaltó el salón de derechos de autor, una sección que cada año está siendo más relevante en Guadalajara.

“La de Fráncfort era la única feria del mundo que tenía una feria de derechos de autor, pero Guadalajara cada vez más es una sede privilegiada para transacciones en torno al español”, añadió Padilla.

Durante los nueve días de la feria se presentaron 529 libros, hubo 53 foros literarios y 101 actividades musicales. Hasta anoche, en el sitio de internet de la FIL hubo 3.6 millones de visitas.

La directora de la FIL, Nubia Macías, destacó las tres características de esta feria.

“Es muy alegre, muy emotiva y muy profesional”, afirmó. “Para los latinoamericanos la FIL es su feria, y a los escritores también les encanta”.

La muestra de Guadalajara, agregó Macías, “se rehace cada año, en el buen sentido de la palabra; se queda con lo esencial de lo que es como feria y luego construye un proyecto integral que permita que todos los eslabones de la cadena estén bien atendidos”.

Entre otros logros mencionó el de Ecos de la FIL, que comenzó hace nueve años con el ejercicio de promover la lectura fuera de la feria y de llevar a escritores a centros de enseñanzas. El primer año participaron veinte centros y en 2011 han sido 107.

Los comentarios de los escritores que van a esos centros “son conmovedores, porque al final es un encuentro con centenares de chicos que han preparado sus obras”, dijo.

“A lo largo del año se leyeron el libro que propusimos, investigaron quién es el autor y hasta hacen periódicos murales y le dedican poemas. Los jóvenes se sienten muy satisfechos de que un escritor los visite en ‘su’ escuela”.

Entre las asignaturas pendientes, Macías subraya la necesidad de que “el libro fluya más entre América y España”.

Padilla, en la rueda de prensa que ofreció, dijo que a partir de ahora la FIL hará un énfasis mayor en conseguir que sea más global.

“Vamos a seguir insistiendo en contar con casas editoriales e intelectuales de otras regiones del mundo, para hacerla cada vez más internacional”, insistió.