Homenaje póstumo

El difunto Ron Santo es electo al Salón de la Fama
Homenaje póstumo
Ron Santo lanza la primera bola en un partido en el Wrigley Field.
Foto: AP

DALLAS, Texas (AP).- Casi un año después de su fallecimiento, Ron Santo fue seleccionado ayer para ingresar al Salón de la Fama del Beisbol mediante una votación del Comité de Veteranos.

Tercera base de los Cachorros de Chicago en las décadas de los 60 y 70, Santo obtuvo 15 votos de los 16 integrantes del comité. Se necesitaba sacar un mínimo de 12 votos o el 75% para entrar.

Los directivos del Salón de la Fama hicieron el anuncio de la incorporación de Santo durante las reuniones de invierno de las Grandes Ligas.

La homenaje póstumo llega a Santo luego de numerosas ocasiones en la que su nombre no logró conseguir los votos suficientes.

Santo fue convocado nueve veces al Juego de Estrellas, conectó 342 jonrones y ganó cinco Guantes de Oro.

Tras una trayectoria de 15 temporadas en las Mayores, Santo se desempeño como comentarista de los Cachorros durante dos años.

Santo recibió 15 de los votos en la elección del comité de 16 miembros y fue el único seleccionado.

Jim Kaat obtuvo 10 votos, quedándose corto por dos del mínimo necesario dentro de la selección de la era dorada de las Grandes Ligas. Gil Hodges y el cubano Orestes Miñoso recibieron nueve votos cada uno. Buzzie Bavasi, Ken Boyer, Charlie Finley, Allie Reynolds y el cubano Luis Tiant recibieron tres votos cada uno.

Santo tenía 70 años cuando falleció el 3 de diciembre de 2010 víctima de cáncer de vesícula y neumonía.

Se une a sus compañeros de equipo Ernie Banks, Billy Williams y Ferguson Jenkins en Cooperstown.

Ese cuarteto lo logró casi todo en el legendario estadio Wrigley Field durante los 60 e inicios de los 70, salvo alcanzar la Serie Mundial.

“Esto realmente emociona porque durante muchos hacíamos fiestas en su casa durante los entrenamientos de primavera, diciendo que esta iba a ser el año. Le decía que este era el año que entrarías al Salón de la Fama”, dijo Williams, integrante del comité.

Santo se destacó como pelotero pese a que padecía diabetes, una enfermedad que eventualmente provocó que le amputaran ambas piernas debajo de las rodillas.

Santo será el decimoquinto tercera base en el Salón de la Fama, incluyendo tres que compitieron en las ligas negras.

Su promedio de por vida fue de .277 y conectó al menos 30 jonrones en cada campaña entre 1964-67.

Debutó en 1960, cuando tenía 20 años, y jugó casi toda su carrera con los Cachorros. Terminó su trayectoria en 1974 jugando para los Medias Blancas, el otro club de la ciudad.