Gobierno objeta leyes para votantes

Gobierno objeta leyes para votantes
En Florida, un área clave en la elección, DOJ ya ha entrado en un litigio por cambios en el sistema de voto temprano.
Foto: Archivo

WASHINGTON, D.C.

Aunque no han acaparado la misma atención medial, las leyes que afectan los derechos de votantes minoritarios han sido tan fructíferas como las iniciativas migratorias estatales. Las batallas ya han llegado a las cortes, pero ahora el Gobierno federal y el Partido Demócrata (DNC) están desplegando una fuerte campaña para acaparar la atención popular al respecto.

Silenciosas y efectivas. Así han sido las medidas aprobadas en diferentes estados del país. Desde restricciones para registro de nuevos votantes, leyes que cuestionan la ciudadanía de los electores, hasta requerimientos de documentación con foto, que no esté vencida.

Un reciente estudio de Brennan Center for Justice indicó que al menos 5 millones de electores podrían ser privados de su derecho a votar en la elección 2012, como resultado de estas iniciativas.

Más aún, el reporte mostró que 19 leyes en 14 estados ya han sido aprobadas, lo que se traducirá en 171 votos electorales, el 63% de las 270 preferencias necesarias para ganar la presidencia.

Curiosamente al menos en siete de los 11 estados considerados clave en la elección, han registrado nuevas leyes sobre sufragios.

Actualmente el Departamento de Justicia federal (DOJ) ha objetado a una legislación y está examinando varias iniciativas.

“Estamos revisando cuidadosamente estas leyes”, dijo Thomas Pérez, director de la Oficina de Derechos Civiles del DOJ.

En Florida, un área clave en la elección, DOJ ya ha entrado en un litigio por cambios en el sistema de voto temprano.

Un nuevo reporte sobre el tema, lanzado por DNC especificó que las restricciones que exigen documentación sobre ciudadanía, limitan en especial a los hispanos.

“Este es un asalto a los votantes minoritarios en estados donde hubo un fuerte apoyo a Obama en 2008. Las leyes están diseñadas para amañar una elección en lugar de ganarla por los méritos”, dijo la presidenta de DNC, Debbie Wasserman Schultz.

Con el argumento del fraude electoral, sus defensores han impulsado las medidas a lo largo del país. En Washington, legisladores como Steve King (R-IA) han mencionado en el pleno de la Cámara de Representantes escándalos como el protagonizado por la Asociación de Organizaciones Comunitarias por una Reforma Ahora (ACORN).

La institución había trabajado desde 1980 registrando votantes, inscribiendo supuestamente, a miles de personas de manera fraudulenta.

Por otra parte, a un año de la elección y con una difícil campaña por delante, el DNC se ha lanzado con todo en contra de las medidas. En una estrategia de varios frentes, la coalición inició una serie de iniciativas para educar a los votantes y desmantelar los cambios realizados.

Los demócratas están especialmente preocupados respecto a cómo esto afectará el voto de minorías, que en general favorecen al partido en los comicios. En particular el presidente Barack Obama recabó el 67% del voto hispano en 2008.