Indignados ocupan el Capitolio

Hasta el viernes, el movimiento Occupy Wall Street tendrá diversas actividades
Indignados ocupan el Capitolio
Grupos de indignados esperaban ser recibidos por sus respectivos representantes en las oficinas del Capitolio.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.- Parecían un ejército con un plan claro. Ocupar 99 oficinas de legisladores y con ello coronar una vez más, este número como la insignia de un movimiento que ha aglutinado la atención medial.

En medio de la lluvia, el Capitolio se convirtió ayer, en blanco del movimiento “Occupy Wall Street”, integrado por diversos grupos provenientes de todos los estados del país. “No nos moveremos hasta que nos escuchen o nos saquen a la fuerza”, fue el mensaje.

Con el lema “tomemos el Capitolio de Regreso” el movimiento de ocupas que desde septiembre se ha apoderado de las calles del país, demostró una vez más su fuerza, ahora, en la cuna del poder legislativo. Durmiendo en lugares como el tradicional “National Mall” y en escuelas e iglesias cercanas al Congreso, el movimiento se unió a representantes de organizaciones de derechos civiles, estudiantes, desempleados y sindicatos como SEIU y AFL-CIO.

“¿Quiénes somos? El 99%”, gritaban a su llegada al Capitolio cerca de las 11AM.

“Venimos a pedir que el senador Scott Brown (R-MA) apoye las leyes que nos den trabajos. Este año nos quitaron un poco más de 7 mil empleos en nuestra área. Queremos que se de cuenta que somos una comunidad grande y que en Chelsea la mayoría de hispanos vota”, dijo Anabela Zamora, quien viajó más de 12 horas para llegar a Washington.

“Hemos insistido todo el verano y el otoño para conversar con el senador Marco Rubio (R-FL). Hay un pueblo que está sufriendo mucho, es la mayoría. Es una injusticia, queremos que sepa la angustia de la gente de Miami. Vinimos 150 en el grupo. Los legisladores están aquí para proteger a la mayoría del país y eso no está pasando”, aseguró José Suárez de One Miami

“Tenía un negocio y tuve que cerrarlo dejando sin empleo a 30 personas. Desde hace un año no tengo trabajo. Sólo Dios sabe cómo nos hemos mantenido. Tenemos cuatro hijos viviendo con nosotros”, explicó Axel Bello, veterano de la guerra de Vietnam, quien viajó desde Arizona.