Tragos navideños con whisky

Los cócteles donde el whisky es protagonista, tiene nombres poco convencionales como satanás, gloria y orgasmo. Y en este contexto, un orgasmo en Nochebuena no estaría nada mal. Aunque viéndolo bien podría tener más de uno esa noche, pues las calorías extras que provoca las perderemos en las primeras semanas del año nuevo haciendo ejercicio y dieta, al tratar de cumplir una vez más los propósitos de año nuevo y de no cometer, como siempre, los mismos errores del año pasado.

Un orgasmo se prepara con una onza de whisky y se le agrega medias onzas de Kahlúa, Amaretto, Frangelico y Bayley’s en una copa a tres cuartos con hielo picado, para lograr un suave y cremoso trago que, como su nombre lo presume, es un placer para el paladar. La combinación de licores cálidos lo hace una bebida ideal para las noches frías de invierno, de modo que no es mala idea dejarse atrapar por la sensualidad de una bebida creada en Irlanda.

Ya que hablamos del ‘Agua de la Vida’, como bautizaron en celta los irlandeses al Uisce Beatha, pronunciado ish-kee-ba-ha o ‘Agua de la Vida’ en irlandés, (lo que más tarde terminó llamándose whisky al anglicanizarse la palabra celta), ¡qué tal un famoso café irlandés! que se prepara con café y crema de leche, echando una pizca de azúcar a 1/3 de la taza con whisky; se calienta a punto de hervir para hacerlo más denso y evitar que se mezcle con el café; luego se hace un café doble y por último se agrega la crema de leche.

Ahora que si quiere aprovechar la Nochebuena para exorcizar algunos demonios y sacarse al chamuco que lleva dentro, lo apropiado es un Satanás que mezcla una buena cantidad de spirits además de que debe prender fuego para sentir que arde el mismísimo infierno. El Satanás lleva una onza de Hesperdina (aperitivo elaborado con cáscara de naranjas), medias onzas de whisky, ginebra, tequila, ron y vodka; añada hielo y un toque de granadina. Al servir préndale fuego y tómelo rápidamente.

Ya que estuvo en el Infierno, es hora de subir a la Gloria. Una Gloria es también una bebida cálida para pasar una noche fría en compañía de la familia y los amigos. Pero es preciso enfriar las copas donde se servirá la Gloria que se prepara con ½ de whisky; ¼ de bíter campari y de royal stock; 1/8 de vermut y otro tanto de amaretto. Agite los ingredientes en una coctelera con hielo, sirva en copas enfriadas de cóctel y adorne con una cascarita de limón y una cereza.

¡Que ésta Navidad usted y los suyos disfruten de unas cálidas y alegres fiestas decembrinas en familia. ¡Salud!