Miles esperaban aún electricidad

Una semana después de la tormenta región sufre con temperaturas glaciales

Miles esperaban aún electricidad
Un árbol caído en Atwater. La caída de docenas de árboles provocó cortes de electricidad en la región.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Miles de residentes del Sur de California que continuaban sin electricidad soportaron temperaturas glaciales durante la noche del lunes, una semana después de que una de las tormentas de viento más violentas en años azotara la región.

Unos 10,280 clientes de Southern California Edison permanecían ayer sin servicio, una cifra menor que los casi 350,000 que sufrieron las consecuencias de la tormenta de la semana pasada. La empresa de servicios públicos esperaba restablecer la electricidad para todos sus clientes en 24 horas, dijo ayer la portavoz Vanessa McGrady.

Los cortes de electricidad, provocados principalmente por la caída de árboles, se centraron en el Valle San Gabriel al noreste de Los Ángeles.

Vientos del noreste causaron rachas de hasta 60 mph en pasos de montaña y cañones, pero en general las rachas fueron más suaves a las previstas, dijo David Sweet, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología. Las alertas de bandera roja para peligro grave de incendio provocados por vientos secos fueron levantadas.

“El principal evento relacionado con el viento pasó”, dijo Sweet, y agregó que a medida que las ráfagas disminuyan, las temperaturas seguirán bajando.

Las temperaturas mínimas de ayer rondaron los 30 grados en la cuenca de Los Ángeles y los valles interiores. Al norte, se registró en Paso Robles una temperatura que igualó el récord de 24 grados.

Se pronosticaban temperaturas incluso más bajas para anoche y hoy por la mañana. El Servicio Nacional de Meteorología emitió alertas de helada para las áreas internas de la Costa Central, incluyendo el Valle Santa Ynez y el Valle Ojai. En esas áreas, y también en los valles San Gabriel y San Fernando, podrían registrarse temperaturas que ronden los 20 grados.

“En este momento estamos a unos tres a cinco grados de las temperaturas mínimas récord, pero no estamos seguros de si los vamos a alcanzar”, dijo Sweet.

En Pasadena, al noreste del centro de Los Ángeles, 325 millas de calles fueron afectadas por la caída de ramas de árboles, postes de electricidad y otros elementos. Los costos de la reparación de los daños y de la limpieza no habían sido determinados, pero serán de millones de dólares, dijo Lisa Derderian, coordinadora de gestión de emergencias de la ciudad.

Algunas personas han comenzado a limpiar por sus medios, llevando los restos a parques de la ciudad o estacionamientos, por lo que la ciudad estaba trabajando para organizar sitios autorizados para los desechos, dijo Derderian.

Una estimación preliminar calculó los costos de reparación de los daños y de limpieza debido a los vientos de la semana pasada en 3.8 millones de dólares en las áreas que reciben servicios del Departamento de Obras Públicas del Condado de Los Ángeles, dijo el portavoz Bob Spencer. Señaló que se podría tardar semanas en completar la tarea.