Perciben progreso en el sur angelino

Habitantes dicen que ha mejorado la seguridad gracias a la participación vecinal
Perciben progreso en el sur angelino
Residentes del sur de Los Ángeles señalan en un mapa las zonas más conflictivas, a fin de trabajar en función de su mejoramiento.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Hace dos años era imposible que los niños jugaran en el parque Martin Luther King Jr. Ahora el panorama es diferente: no solo disfrutan brincar por el césped y de los nuevos juegos recreativos, sino que también se benefician de los servicios que ofrece el Centro de Recreación.

“El parque estaba abandonado y este centro estaba en el olvido”, dijo Karla Acosta, líder comunitaria y residente del sur de Los Ángeles, donde el tema de la inseguridad es el pan de cada día. “Ahora ya no hay tantos crímenes”.

Ayer líderes de las organizaciones Community Coalition y Healthy City Advancement Project, se reunieron con residentes de esa zona para hacer una evaluación de los cambios que han experimentado y detectar nuevas áreas donde todavía deben combatir el crimen.

El parque King -como le llaman algunos residentes- y el Centro de Recreación del mismo nombre son el símbolo más palpable de transformación. Si bien no han erradicado el problema de inseguridad, ahora se transita sin temor.

“Aquí, la verdad, no se podía pasar… ni siquiera de día”, asegura Zoila Chávez, quien tiene 20 años de vivir en esa área y también participó en la reunión.

El parque se encuentra en la avenida Western, a media cuadra del bulevar Martin Luther King y a unas cuantas calles de una escuela.Drogadictos, alcohólicos, pandilleros y prostitutas habían hecho de esa área abandonada su refugio.

“No había control”, sentencia Acosta. “En las licorerías además de vender alcohol a menores, vendían droga y las prostitutas se paseaban casi desnudas”.

Acosta, voluntaria desde hace cuatro años en combatir la delincuencia en su barrio, confirma que las calles son más seguras ahora, están más limpias y lo que importante es que la comunidad está participando. “Cuando ven algún delito lo dicen, hay más confianza con la policía”.

Carla Guerrero, asistente de comunicaciones de Community Coalition, organización fundada desde hace 20 años, explica que no ha sido fácil este avance porque hay que enfrentar, antes que nada, la burocracia.

“Pareciera que no se avanza porque los cambios no son inmediatos, pero a veces no depende de nuestra labor”, explica Guerrero. “Por ejemplo, las autoridades [del Ayuntamiento] tenían planes en el parque pero no se agilizaban y ahí es donde entramos como comunidad”.

Hace dos años, Community Coalition y Healthy City convocaron a la comunidad para trabajar juntos en detectar las zonas de riesgo. Hicieron encuestas puerta por puerta y a través de llamadas telefónicas, a fin de tener una idea más precisa y delimitar áreas con los problemas más graves en seguridad.

Con base en esos resultados, ambas organizaciones no lucrativas diseñaron una campaña para combatir la inseguridad apoyadas en la tecnología.

“Así como se utilizan los mapas digitales para localizar un lugar, nosotros los usamos para señalar las zonas más conflictivas”, explica John Kim, director de Healthy City, organización que se encargó de digitalizar el perímetro más peligroso -de acuerdo con los resultados de la encuesta- y los sitios específicos donde se originaba el problema de inseguridad.

Apoyados con un mapa impreso y un radio delimitado desde la avenida Arlington, el bulevar Jeferson, la avenida Normadie y Martin Luther King Jr., los asistentes pudieron señalar con mayor claridad y con puntos rojos las zonas de riesgo. Las licorerías, a pesar de los cambios que han hecho, siguen siendo uno de los problemas.

“No hemos podido lograr el cambio con todas, pero seguimos trabajando”, explica Guerrero. “Una de ellas, que representaba grave peligro ahora, tiene un guardia de seguridad y ha instalado mejor iluminación”.

En la reunión de ayer resaltó un tema, que según dijeron los residentes ha sido recuerrente en otras reuniones: los moteles.

“Facilitan actividades de prostitución y venta de drogas”, dice la líder comunitaria Acosta. “Los moteles están entre viviendas y cerca de escuelas, siguen siendo un problema”.

Guerrero dice que todo indica que su próxima campaña estará enfocoda en buscar una solución por parte del Ayuntamiento de Los Ángeles al tema de los moteles.