ALDO SALUDA A SU HERMANO

TOYOTA, Japón .- Tal y como lo hizo su hermano Antonio en 2004, Aldo De Nigris convirtió un gol en tierras japonesas, mismo que ayudó al Monterrey a derrotar 3-2 al Espérance de Túnez, hecho significativo para el delantero regiomontano.

“Gracias a Dios, siempre voy a decir que el equipo gana, eso hace que uno haga goles, gracias al esfuerzo del equipo, sabía que iba a marcar, Dios me pone las bendiciones en el camino, todo lo que hizo mi hermano Antonio lo he igualado y ojalá seguir superándolo”, comentó el goleador.

Después de tres meses de no marcar en cualquier torneo, el centro delantero por fin pudo gritar gol frente a la portería enemiga.

La anotación se la dedicó a su familia que lo ha apoyado en todos loa momentos de su carrera profesional.

La lesión en el tobillo derecho parece haber desaparecido, por lo que De Nigris confía en que es momento de recuperar el nivel y volver brindar esas actuaciones en el Estadio Tecnológico, bajo el cobijo de la afición regiomontana a la que agradeció su apoyo.