LA en alerta contra el terrorismo

Todas sospechas reportadas son investigadas, dicen autoridades

El impresionante operativo del escuadrón antibombas del Sheriff que respondió al reporte de una mochila abandonada con la palabra “Bang”, que en español significa explosión, es una muestra del estado de alerta en que aún se encuentran las autoridades locales ante la amenaza de grupos terroristas.

De hecho, para este período de fin de año el Departamento del Sheriff ha desplegado a más agentes y perros adiestrados para detectar armas y artefactos explosivos (K-9) en la red de trenes y autobuses del Condado de Los Ángeles. Todas las sospechas reportadas por el público son tomadas con extrema seriedad, afirma la agencia.

“Hemos visto que en las fechas festivas atacan los terroristas”, justificó Matthew Rodríguez, teniente de la División de Servicios del Transporte del Sheriff. “Pedimos a los pasajeros que nos llamen cuando vean una actividad sospechosa o un paquete olvidado o extraño”, recalcó el agente.

Las bolsas abandonadas en la central de trenes Union Station, en el centro de Los Ángeles, y en otras estaciones del transporte público despiertan particular temor, porque así ocurrió un atentado terrorista en el tren subterráneo de Londres, en 2005. “Si te avisan, no pones atención y resulta algo… es peligroso”, indicó José Ubaldo, vocero de la Agencia Metropolitana de Transporte (Metro).

Ayer, Union Station despertó en tensa calma luego que un morral fue abandonado la tarde del martes en la parte subterranea de la estación. La mochila despertó mayor sospecha porque uno de los perros K-9 indicó con sus ladridos que en su interior podía estar un artefacto peligroso. Para despejar dudas, las autoridades efectuaron una explosión controlada.

El teniente Rodríguez comentó que en el interior de la bolsa sólo encontraron pertenencias de una persona apodada “Bang Bang”. “Sólo fue abandonada, pero fue descubierta por seguridad”, detalló.

El operativo detuvo el servicio de las líneas Roja y Morada del tren subterráneo, que circulan por el centro de Los Ángeles, durante la tarde del martes, uno de los períodos más ocupados del transporte público. Los viajes de los pasajeros se retrasaron por unos 20 minutos.

Cada mes la comandancia del Sheriff en Union Station atienda un promedio de 30 reportes y alrededor de seis paquetes sospechosos requieren la atención del equipo antibombas cada año. Durante el 2011, sus agentes recibieron más llamadas del público después de la muerte del líder terrorista Osama Bin Laden y en el décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

El Departamento del Sheriff pide a los usuarios del transporte colectivo reportar actividades y paquetes sospechosos al teléfono (323) 563-5000.