Falta de mandos medios en LAPD arriesga la seguridad

La crisis fiscal ha dejado a las autoridades policiacas sin personal suficiente, lo que compromete la tarea de los agentes y pone en riesgo la seguridad de los habitantes, según el Sindicato de Policías
Sigue a La Opinión en Facebook
Falta de mandos medios en LAPD arriesga la seguridad
El alcalde Antonio Villaraigosa da reconocimiento a los policías que participaron la semana pasada en el incidente donde un hombre disparaba a los automóviles en Sunset y Vine.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Con una taza de café en la mano, Craig Márquez, detective de la estación de policía de Hollywood, se enteró que a media cuadra del negocio donde se encontraba, un sujeto disparaba a peatones y autos mientras caminaba por una transitada intersección. No dudó en cumplir con su deber.

Sin chaleco antibalas, equipo de radiocomunicación, ni el tiempo para planear el operativo, Márquez confrontó al sospechoso, quien ya había herido de muerte a un ejecutivo de la industria musical. Lo apoyaron la agente Travon Dixon y el policía Kevin Cotter, quien se encontraba fuera de servicio.

Los policías le ordenaron al sujeto rendirse, pero este les apuntó con su pistola. Fue entonces cuando decidieron accionaron sus armas para evitar que siguiera atacando a inocentes. Esto ocurrió la semana pasada en la esquina del bulevar Sunset y la calle Vine, en el vecindario de Hollywood.

“No creo que seamos héroes”, dijo Márquez, quien lamentó el fallecimiento del ejecutivo, quien recibió impactos de bala en el pecho y la mandíbula.

“Desafortunadamente no pudimos evitar su muerte”, expresó el detective con la voz quebrada.

A pesar de los recortes de presupuesto, los agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) no han dejado de salir todos los días a las calles para proteger a los residentes de esta ciudad.

Su sindicato (LAPPL) ha puesto el dedo en la llaga, advirtiendo que el déficit fiscal ha creado un preocupante vacío en los mandos medios de la corporación, comprometiendo la tarea de los uniformados y la seguridad pública.

Según la organización, a raíz del histórico hueco presupuestario del municipio, la dependencia ha perdido a 288 agentes en el tercer rango, 122 detectives, 88 sargentos y 26 tenientes. Esto se debe a que el LAPD no ha promovido ascensos para evitar poner más peso en su nómina y solo ha llenado estas vacantes (creadas por jubilaciones, retiros, salidas voluntarias o despidos) por agentes novatos.

“Estos son puestos importantes que necesitan ser cubiertos, porque son supervisores de primera línea y líderes del departamento que día con día toman las decisiones que más nota el público”, expone el sindicato de policías, el cual indica que con esta medida Los Ángeles retrocede en materia de seguridad.

“Esta no es una preocupación hipotética, se está haciendo sentir en todo el departamento a un ritmo alarmante.Con mucha frecuencia en los reportes de incidentes donde se cometieron errores, encontramos que la falta de supervisión efectiva fue la principal razón por la cual no fueron aplicados los procedimientos y políticas del departamento”, añade el liderazgo del LAPPL.

El jefe del LAPD, Charles Beck, reconoce que esta medida ha impactado negativamente el trabajo de los casi 10,000 policías de esta ciudad, pero resalta que no ha tenido otra opción.

“Es culpa de la economía no proveer supervisión para los hombres y mujeres [de la corporación] que cada día enfrentan un gran riesgo en su trabajo”, justificó en una entrevista con La Opinión.

“Hemos trabajado de manera diligente con la familia de la ciudad para llenar esos puestos. Esta es una crisis de presupuesto, entendemos eso”, añadió el jefe policiaco.

Ayer, durante el reconocimiento de los agentes que la semana pasada enfrentaron al pistolero de Hollywood, el alcalde Antonio Villaraigosa insistió que la valentía que han demostrado los elementos del LAPD ha sido un factor fundamental para reducir los niveles delictivos.

“Estas acciones ejemplifican el valor de nuestros agentes. Estos oficiales no solo demostraron un alto calibre de entrenamiento, sino valentía desinteresada”, manifestó Villaraigosa. “Todos los días los hombres y mujeres del LAPD ponen sus vidas en riesgo para proteger a los angelinos, van a trabajar desconociendo a qué peligros se enfrentarán”.

Solo este año, los policías angelinos han activado sus armas en al menos 60 incidentes, casi siempre, precisó Beck, por sentirse amenazados.