No hay descanso para la U

Sigue a La Opinión en Facebook
No hay descanso para la U
La plantilla de la Universidad de Chile posa en el Palacio de la Moneda junto al presidente Sebastián Piñera y su esposa Cecilia Morel (al centro).
Foto: EFE / Alex Ibañez

Santiago de Chile/EFE – La Universidad de Chile, flamante campeón de la Copa Sudamericana, pondrá este fin de semana a prueba su jerarquía en el fútbol chileno ante la Universidad Católica, en el duelo de ida de las semifinales del torneo de Clausura.

La U no tuvo prácticamente tiempo para deleitarse con el primer título internacional de su historia y se puso rápidamente manos a la obra para preparar el primer asalto del clásico universitario.

Sin embargo, el plantel azul se dio ayer un baño de masas por las calles de Santiago. Los jugadores y el cuerpo técnico se pasearon en un autobús descapotable hasta llegar al Palacio de La Moneda, donde fueron recibidos por el presidente Sebastián Piñera y por una multitud que los aclamaba en las afueras de la sede del Gobierno.

La principal novedad del clásico universitario de mañana es que la Católica, que actúa como local, podrá jugar por primera vez contra la U en su estadio, el San Carlos de Apoquindo.

Hasta ahora, la alcaldía de Las Condes, el acomodado barrio santiaguino donde se ubica el recinto, había impedido que se disputaran este tipo de partidos, considerados de alto riesgo, para evitar que los posibles enfrentamientos entre los hinchas más radicales de ambos equipos incordiaran a los vecinos del sector.

En lo meramente deportivo, el técnico argentino Jorge Sampaoli tiene a su disposición a todos los jugadores que el miércoles pasado derrotaron al Liga de Quito en la final de la Copa Sudamericana, así que presumiblemente presentará a su once de gala.

La Católica, en tanto, puede repetir la alineación que la semana pasada venció en los cuartos de final al Audax Italiano, y solo está pendiente del estado físico del volante Jorge Ormeño.