Entregan regalos con una bendición

Voluntarios donan tiempo y obsequios para familias del centro de LA

Entregan regalos con una bendición
El Arzobispo Gómez sonríe tras sorprender con regalos a los hermanos Sixtos (izq.) y Alejandro García en su hogar cerca del centro de Los Ángeles.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

A la familia García Guerrero le llegó la Navidad muy temprano.

A una semana de esa festividad, los García Guerrero esperaban como cada año que los visitaran “de la iglesia” para llevarles algunos obsequios a sus dos hijos, pero nunca la llegada de una gran caravana.

“Me siento muy emocionada”, expresó Concepción Guerrero, entre la confusión, la vergüenza y el gusto de tener tanta gente en su hogar. “No esperábamos esta visita tan temprano… ni con tanta gente”, sonreía nerviosa.

El diminuto departamento, donde el espacio da solo para una cama y dos sillas, pronto se llenó de cajas con regalos, unas cuántas personas -el resto se quedó afuera- y de emociones, tanto de los que daban como de los que recibían.

La caravana la encabezaba el Arzobispo José Gómez, la concejal Jan Perry y un séquito de feligreses y policías.

Llegaron -cerca de las 8 de la mañana de ayer- a repartir parte de las donaciones recibidas del Programa de Alcance Adopta una Familia para Navidad, que desde hace 29 años realiza la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, en el centro de la ciudad.

Minutos antes de llegar al departamento de los García, localizado muy cerca de la Catedral, el Arzobispo había dado la bendición en ese templo a más de 200 voluntarios que llegaron para repartir regalos, que eran desde juguetes hasta colchones, en algunos casos.

“Este año unas 400 familias será beneficiadas con esta bendición”, dijo el Arzobispo Gómez, que celebra su primera Navidad al frente de la Arquidiócesis de Los Angeles. “Es increíble cómo a pesar de la gran necesidad que hay, más gente nos ayudó este año con sus donativos”.

Gómez dijo que el ofrecer obsequios a algunas de las familias más necesitadas representa mucho más que el valor material de los objetos.

“Nos hace presente el amor de Dios en el cariño de la gente que nos apoyó con sus donativos, estamos en una situación económica difícil, pero saben del valor de darle la felicidad a otras familias”, explicó el Arzobispo.

La familia recibió juguetes para sus hijos, Sixtos de 12 años y Alejandro de nueve.

“La verdad estos son los únicos juguetes que recibirán en Navidad, a nosotros sólo nos alcanza para comprarles algo de ropa”, comentó Guerrero, que tiene 14 años de vivir en este país con su esposo Alberto García, los mismos que él tiene de laborar en un taller de costura.

También sorprendidos por la visita tan de mañana y sentados sobre la cama, Sixtos y Alejandro comenzaron a abrir los regalos envueltos: un patín, una chamarra, artículos para la limpieza del hogar y hasta una bicicleta.

A esa hora todavía, en uno de los pisos del estacionamiento de la Catedral, los voluntarios seguían entregando a otros feligreses, las cientos de cajas repletas de regalos que llevarían a los hogares de otras familias de bajos recursos que viven en los alrededores de la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.