Juez ordena detener todas las ejecuciones

Obligarán al Departamento de Prisiones revaluar la inyección letal

Juez ordena detener todas las ejecuciones
Según expertos, esta silla, utilizada para practicar la inyección letal podría dejar de existir si se elimina la pena de muerte en California.
Foto: EFE

SACRAMENTO.- Una juez de la Corte Superior del condado de Marin puso prácticamente en suspensión indefinida las ejecuciones de presos condenados a muerte en California al fallar contra el protocolo de inyección de las tres drogas letales empleadas para poner fin a la vida de los sentenciados.

El fallo de la juez Faye D’Opal, obliga al Departamento de Prisiones a cumplir con la ley de California y revisar de nuevo su protocolo convocando a obtener comentarios públicos antes de proceder con la pena de muerte.

Las ejecuciones fueron paradas por primera en enero de 2006, por un juez federal en California a partir de la demanda del condenado a muerte, Michael Morales quien acusó al estado de que una de las de las drogas usadas en el cóctel de drogas letales, el bromuro de pancuronio crea el riesgo de un dolor atroz, lo cual viola la Constitución que prohibe los castigos crueles.

Además la juez D’Opal criticó al Departamento de Prisiones por no exhibir el costo de las ejecuciones.

Otras serias deficiencias encontradas por la Corte incluyen no avisarle a los condenados de muerte de los nuevos procedimientos para aplicar la inyección letal; asimismo fallaron en explicar por qué no pueden usar una sola droga en lugar de las tres en el controversial cóctel.

Sara J. Eisemberg de la firma de abogados Howard Rice, que defienden al condenado a muerte Mitchell Sims, sentenciado por el asesinato de tres empleados de una pizzería en 1985 en South Carolina y quien entabló una demanda contra el procedimiento de las tres drogas, dijo que éste fue echado abajo por la Corte porque viola ley del estado.

“Las ejecuciones no se podrán restablecer en California hasta que el Departamento de Prisiones cumpla con los procedimientos administrativos, lo que incluye asegurar una participación significativa del público en lugar de recortar el proceso como hicieron con el protocolo que invalidó hoy la Corte”, señaló la abogada.

Natasha Minsker, gerente de la campaña Safe California que ahora mismo reune firmas de los electores para que permitan poner en la boleta electoral de noviembre de 2012, una iniciativa para preguntar a los votantes si quieren abolir la pena de muerte, dijo sobre la decisión de juez que es tiempo de reemplazar este castigo con la cadena perpetúa sin posibilidad de libertad condicional.

“No habrá ejecuciones en un futuro cercano. Cualquier intento para preparar un reglamento sobre la inyección letal tomará un enorme tiempo, entre un año a 18 meses; y costará cientos de millones de dólares cuando ya hemos gastado en una pena de muerte ineficiente y rota en California”, señaló.

Actualmente hay 720 presos en California condenados a cadena perpetua.

Terry Thorton, portavoz del Departamento de Prisiones (CDCR) dijo que no han recibido el fallo final del juez para determinar si apelarán. “Cuando lo tengamos, lo revisaremos y evaluaremos nuestras opciones”, observó.

Algunos como el director de la Fundación Legal para la Justicia Criminal, Kent Scheidegger, consideran que las ejecuciones pueden proceder aún cuando el fallo del juez sea apelado.