Verifica si tu Gucci dice “Made in China”

Mucha de esa mercancía pudo haber llegado al mercado durante uno de los tres últimos meses del año.
Verifica si tu Gucci dice “Made in China”
Durante la "Operación Fraude Navideño", incautaron mercancía pirata valorada en $80 millones.
Foto: Ciro César / La Opinión -

Se acerca el día de destapar regalos de navidad. Y mientras muchas personas esperan solo el detalle, otras esperan recibir algo de marca.

Pero esos con gustos exigentes, que pidieron como regalo alguna prenda de la marca Gucci, unos tenis Nike o un par de jeans True Religion, podrían llevarse una desagradable sorpresa al saber que cabe la posibilidad de que sus regalos puedan ser prendas pirata.

Y la manera de averiguarlo será fácil. “Si la etiqueta dice ‘Made in China’, entonces la prenda que tienes en las manos es una falsificación de la original”, dijo hoy Deborah Greaves, consejera legal para la marca de jeans True Religion, durante una conferencia de prensa en las oficinas del ICE en Long Beach, en la que se anunció el decomiso de miles de prendas de estas marcas, con un valor de $4 millones.

La incautación de dicha mercancía ocurrió el 13 de diciembre durante una inspección a una bodega ubicada en la ciudad de Santa Fe Springs, a unas 15 millas al este del centro de Los Ángeles, donde se descubrieron 246 cartones de tenis pirata de la marca Nike. Esta mercancía, de ser original, tendría un valor de $430,000.

Mucha de esa mercancía pudo haber llegado al mercado durante uno de los tres últimos meses del año. “Ese es el periodo en que vemos un incremento en mercancía de piratería en las calles, particularmente de ropa y accesorios”, señaló Graves.

Este decomiso se dio como parte de la Operación Fraude Navideño, en la que colaboraron los países Estados Unidos, México y Corea del Sur, que resultó en la confiscación de mercancía con valor de $80 millones.

Dicha operación comenzó el 1 de noviembre al 16 de diciembre y concluyó con la incautación de productos pirata, desde DVDs, perfumes, ropa, juguetes, celulares y accesorios, programas de computación, medicamentos, entre otros, en 66 ciudades de los Estados Unidos, 55 ciudades mexicanas y en la capital surcoreana.