Irregularidades en Montebello

La ciudad se suma a los escándalos de abuso fiscal en otras ciudades del área metropolitana de Los Ángeles, como Bell y Maywood

Irregularidades en Montebello
La ciudad de Montebello se suma a otras municipalidades que han tenido problemas con el funcionamiento de sus recursos.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Un reporte de la Contraloría de California confirmó ayer la existencia de una serie de irregularidades en el manejo de las finanzas públicas de la ciudad de Montebello.

Con ello esta ciudad se suma a los escándalos de abuso fiscal en otras ciudades del área metropolitana de Los Ángeles, como Bell y Maywood.

De acuerdo con el reporte de la oficina de la Contraloría estatal, el mal uso de fondos públicos en esta ciudad de 60,000 habitantes ubicada al este de Los Ángeles van desde un posible aumento extremo en las pensiones de empleados, hasta errores en la nómina, la existencia de una cuenta de banco secreta por los últimos 10 años y el mal uso de $1.3 millones en fondos federales provenientes del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD).

“Aunque el origen de los problemas fiscales de Montebello son diferentes a los de Bell, ambos comparten el problema de la falta de responsabilidad en el gasto de fondos públicos”, declaró el contralor de California, John Chiang, a través de un comunicado.

En Montebello, la situación parece ser muy similar a lo que ocurrió en Bell, ya que una de las discrepancias financieras que se encontraron tuvo que ver también con los altos salarios de los empleados administrativos.

En este reporte, el último de una serie de cuatro revisiones fiscales que el contralor llevó a cabo en la ciudad de Montebello, se encontró que de las 74 medidas de control revisadas, solo ocho fueron considerados adecuadas en el manejo ético de fondos.

En la auditoría se usaron normas adoptadas por el Instituto Americano de Certificados Contadores Públicos en la evaluación financiera de la ciudad.

Un caso que ejemplifica dichas irregularidades es el que ocurrió en abril de 2007, cuando el concejo de la ciudad decidió despedir al administrador Richard Torres. Este rechazó el despido y entonces la ciudad le otorgó una licencia por ausencia administrativa, la que le permitió al empleado seguir percibiendo su salario mensual de 10,934 dólares.

En noviembre de 2007, este llego a un acuerdo de culminación de empleo con la ciudad, Pero luego, en enero de 2008, fue contratado nuevamente con un 49% de incremento en su salario, con lo que su sueldo aumentó a 16,250 dólares mensuales.

El administrador finalmente se retiró dos años después con una pensión que aumentó en 4,000 dólares mensuales. La contraloría del estado ha pedido a la agencia California Public Employees Retirement System (CalPERS) que investigue el caso.

Sobre este y otros aspectos del mal manejo en las finanzas públicas en la ciudad, el recién electo alcalde de Montebello, Frank Gómez, quien lleva poco más de un mes en el puesto, comentó a La Opinión que desconocía el caso del “señor Torres”. Este fue el nombre que dio al darle a conocer el caso del administrador que abusó del sistema de retiro.

“Esto ocurrió antes de que los concejales y yo ocupáramos cargos públicos en la ciudad”, subrayó.

“Cuando CalPERS nos dé la información que necesitamos, podremos proceder a reclamar esos fondos. Pero necesitamos esperar a ver en qué resulta la investigación”, afirmó el alcalde.

Otra discrepancia en el manejo de los fondos públicos de la ciudad incluye errores en el cumplimiento de las reglas en el reporte de impuestos en el 2008.

Ese año la ciudad otorgó bonos a sus empleados administrativos de tiempo completo por 5,000 dólares y por 2,500 a trabajadores de medio tiempo. En total los bonos ascendieron a 2 millones de dólares, los cuales no se reportaron correctamente al IRS y tampoco se hicieron las reducciones de impuestos correspondientes a dicha cantidad.

“Como resultado a esas deficiencias significativas en el manejo de los fondos, el desperdicio, el fraude y el abuso de recursos públicos es extremadamente alto”, dijo Jerry Brownfield, jefe de la división de auditorías de California, en una carta adjunta al reporte enviado a la ciudad de Montebello.

“La ciudad acepta las discrepancias encontradas en la auditoría y ya estamos en camino de resolver lo antes posible esos problemas, que han sido parte de la cultura del manejo de la ciudad en Montebello por más de 20 años”, indicó Gómez.

En junio de este año, Montebello comenzó un plan de recuperación financiera de cinco años para balancear su presupuesto y cumplir con sus deudas.