Honran memoria de Clemente

Construirán un monumento en Nicaragua en honor al gran astro

Honran memoria de Clemente
Roberto Clemente será inmortalizado en Nicaragua.
Foto: AP

MANAGUA, Nicaragua.- El Gobierno de Nicaragua informó ayer que este año construirá un monumento en honor al astro del beisbol de Puerto Rico, Roberto Clemente, quien murió en un accidente aéreo el 31 de diciembre de 1972 cuando transportaba ayuda a los damnificados de un terremoto que había ocurrido pocos días antes en Managua.

La primera dama Rosario Murillo, dijo en un comunicado que Clemente es un “inolvidable compañero” y “héroe de la solidaridad”.

En este “año del 40 aniversario de su heroico sacrificio, estaremos inaugurando un monumento a ese grande entre los grandes del deporte, grande en humanismo, grande en solidaridad”, indicó la funcionaria al referirse a uno de los mejores bateadores de la historia de las Grandes Ligas.

Clemente (1934-1972) es muy querido en Nicaragua y en enero del año pasado fue declarado hijo dilecto “In Memoriam” en el municipio sureño de Masaya.

Murió “trayendo amor, solidaridad, consuelo, en aquellos momentos duros, después del terremoto que destruyó Managua” el 23 de diciembre de 1972 y provocó la muerte de más de 10 mil personas, expresó la vocera del gobierno sandinista de Daniel Ortega.

El avión que trasladaba ayuda a los afectados por el terremoto de 1972 en Managua, a bordo del cual venía Clemente, se precipitó al mar y su cadáver nunca fue encontrado.

Clemente había venido a este país centroamericano en noviembre de 1972 como mánager de la selección de Puerto Rico que participó en el campeonato mundial de beisbol aficionado.

Clemente jugó 18 temporadas con los Piratas de Pittsburgh en las Grandes Ligas y el 30 de septiembre de 1972 se convirtió en el primer pelotero latinoamericano en la historia y el undécimo jugador en conectar 3.000 imparables.

Ingresó al Salón de la Fama de las Grandes Ligas en 1973.

Clemente además ganó cuatro títulos de bateo, un premio de Jugador Más Valioso en las Grandes Ligas en 1966 y tuvo dos participaciones en la Serie Mundial, en el 1960 y 1971.

En esta última, se ganó el premio al Jugador Más Valioso de la serie al batear para .414,