Recorte de fondos afecta programas para jóvenes

Advierten que los recortes de fondos a programas para jóvenes ofrecidos por organizaciones sin fines de lucro de Chicago podrían tener un impacto en el potencial aumento de la violencia juvenil

Recorte de fondos afecta programas para jóvenes
Más de 12 organizaciones sin fines de lucro que ofrecen programas para jóvenes han experimentado una reducción drástica en sus presupuestos.
Foto: Community Media Workshop

CHICAGO. – Más de 12 organizaciones sin fines de lucro de Chicago que ofrecen programas para jóvenes han experimentado una reducción drástica en sus presupuestos, según una encuesta realizada por el Community Media Workshop.

Una de estas organizaciones es Universidad Popular. “Cortamos un 60% de nuestro presupuesto este año [2011]”, dijo Olivia Godínez, directora de Universidad Popular, ubicada en La Villita.

“Eso significa que tuvimos que cancelar más del 50% de los programas y estamos sirviendo a menos niños y viendo más de ellos en las calles o en sus casas mirando la televisión”, agregó.

“Esto es muy difícil porque no tenemos los recursos necesarios para traer el personal que necesitamos. Desde que empezó la recesión hemos visto el sufrimiento de la comunidad de La Villita”, afirmó Godínez.

Universidad Popular es una de 25 agencias sin fines de lucro con programas enfocados en jóvenes que participaron en una encuesta sobre el declive de fondos realizada por el Community Media Workshop.

Aproximadamente un 52% de los representantes de las organizaciones dijeron que sus presupuestos habían sido recortados. En algunos casos extremos, la reducción fue del 75% de sus presupuestos.

EL IMPACTO REAL

Life Directions, una agencia sin fines de lucro que ofrece programas de mentores para jóvenes en riesgo, perdió tres cuartos de su presupuesto y como resultado pasó de trabajar en ocho escuelas a laborar en solo dos.

Between Friends, un grupo que se enfoca en la prevención de la violencia doméstica, enfrenta problemas financieros similares. Su presupuesto ha disminuido dos tercios en los últimos cuatro años y han tenido que recurrir a estudiantes de maestría en trabajo social que requieren hacer su pasantía para cubrir las plazas vacantes debido a la pérdida de empleados.

“La recesión ha afectado a las agencias sin fines de lucro localmente y a través de la nación”, dijo Gregory Jackson, director del Illinois Center for Violence Prevention.

“Tienes a más personas lanzándose al agua porque hay más personas en necesidad, entonces se convierte en un círculo vicioso”, añadió.

Según datos provistos por el Social Impact Research Center de la agencia Hearthland Alliance, hasta octubre de 2011 el Departamento de Servicios Humanos de Illinois, que provee fondos a programas de prevención de violencia y abuso, adeudaba $254.6 millones a agencias que tienen contratos con el estado.

POBLACION VULNERABLE

Según Jackson, no existen estudios que establezcan una correlación entre la disminución de fondos de las organizaciones sin fines de lucro y el aumento de la violencia, pero dijo que el recorte de programas sí deja a los jóvenes en una situación vulnerable.

“Si no estás trabajando para prevenir que algo suceda y no puedes contribuir con ese trabajo, entonces esos factores de riesgo no van a reducirse y lo inevitable va a suceder”, opinó.

Mike Diamond, director de la Chicago Student Health Force, coincidió con Jackson. “Los estudiantes de preparatoria con los que yo trabajo en Austin están viviendo una existencia muy frágil. Son vulnerables a otras presiones con el mero hecho de ir y venir al trabajo”.

“En un programa organizado, los estudiantes están fuera de la calle y son protegidos por otras personas”, dijo Diamond.

DESEMPLEO JUVENIL

“Uno de los factores de protección es la creación de empleos. Esto sacaría a los chicos de las calles y reduciría la violencia juvenil”, señaló Jackson, quien añadió que el entrenamiento vocacional debe estar basado en las habilidades que ellos deben desarrollar.

Según Diamond, “cuando las organizaciones pierden sus fondos o cortan servicios, los estudiantes se ven en una situación difícil, especialmente los que trabajan”.

El desempleo juvenil ha aumentado un 67% en los últimos cinco años. De acuerdo con el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, aproximadamente un 26% de los jóvenes latinos están empleados.

La mayoría de las organizaciones que participaron en la encuesta también indicaron que sus programas ya han sido o serán afectados por los recortes federales.

Por ejemplo, después de cinco meses de empezar los programas, Universidad Popular descubrió que los fondos federales habían sido cortados. Para lidiar con el problema, trataron de pedir ayuda a otras agencias, para compartir sus recursos, dijo Godínez.

Diamond también resaltó los recortes recientes en el programa de después de clases After School Matters, que redujo el estipendio que daba a los jóvenes.

“¿Cómo van a hacer los jóvenes para llegar a las clases que dan estos programas si ni siquiera tienen una tarjeta de la CTA para llegar allí? Creo que la situación se va a poner mucho peor”, opinó Diamond.

(*) Este artículo es parte del proyecto ‘No estamos solos’, del Community Media Workshop. Editado por Fabiola Pomareda