Agentes demandan al Sheriff

Aseguran que los supervisores los han discriminado por su origen étnico
Agentes demandan  al Sheriff
El abogado de los demandantes envió una carta al sheriff Lee Baca y al fiscal del condado para reportar esa situación.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Cuatro agentes del Departamento del Sheriff presentaron respectivas demandas en la que aseguran que supervisores de ese cuerpo han discriminado contra ellos por su origen étnico y su edad.

Al denunciar los hechos y algunas otras irregularidades, fueron víctimas de represalias al sufrir castigos injustificados, señalaron ayer en conferencia de prensa.

Uno de ellos, Adrián Durán, presentó una declaración jurada ante dos fiscales que representan al condado de Los Ángeles, en la que señaló la mala conducta de uno de sus compañeros de trabajo que destruyó evidencia y falsificó el reporte policíaco para encarcelar a una persona.

El abogado de los demandantes, Leo James Terrell, el pasado 26 de diciembre envió una carta tanto al sheriff Lee Baca como al fiscal del condado Steve Cooley para reportar esa situación.

Hasta ayer, dijo Terrell, no había recibido respuesta de ningún funcionario sobre si se estaban investigando el caso.

“Espero que esta falla de investigar no esté motivada para proteger al condado de una posible responsabilidad civil que pueda surgir de una conducta ilegal”, señaló el abogado Terrell.

Las estaciones del Sheriff donde dijo que tienen registro de que oficiales alteran la evidencia y falsifican los reportes policíacos son Century y South L.A.

Jaqueline Medina, una de las oficiales del Sheriff que presentó demanda, relató que tras poner una queja al interior de la corporación, sus superiores la obligaron a trabajar turnos de 19 horas, sin protección bajo la lluvia y el frío.

Max Kim, de origen coreano, y Lisa Richardson, una mujer afroamericana, son los otros dos oficiales que alegan haber sido castigados por denunciar las irregularidades al interior de la corporación y que por su etnicidad o edad no obtuvieron el cargo de patrulleros.

Richardson indicó que cuando se quejó de que sus supervisores le impedían ascender al puesto de oficial de patrulla después de nueve meses de entrenamiento, la respuesta de la corporación fue de represalia y la estuvieron reubicando de estación.

Las demandas fueron presentadas ante el Distrito Central del Tribunal Superior de California en Los Ángeles por discriminación, represalias y no investigar las quejas.

Steve Whitmore, portavoz del sheriff Baca, rechazó que uniformados estén realizando acciones como las denunciadas, pero que estarán revisando lo sucedido y que si se demuestra que algo que se hizo inapropiado, se va a resolver, pero que estaban a la espera de entrevistar a los demandantes.