Campaña controvesial

Un plan contra obesidad infantil en Georgia es criticado por organizaciones y expertos, que dicen que no ayuda

ATLANTA, Georgia (EFE).— Una campaña en Georgia con fuertes imágenes y mensajes para combatir la obesidad infantil se encuentra en el ojo del huracán ante los ataques de organizaciones y expertos que consideran que es más el daño que la ayuda que brinda.

La Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios (NEDA) fue la última organización en unirse a las voces de protesta contra la campaña Stop Sugarcoating (Deja de endulzar) de Children’s Healthcare of Atlanta.

“Lo responsable sería empezar por retirar los anuncios, y entonces nosotros estaríamos felices de traer nuestros expertos para ayudarles a ayudar a los niños de Georgia a través de un mensaje responsable que es positivo y no va a hacer daño”, declaró Lynn Grefe, presidenta de NEDA.

La campaña, lanzada en agosto pasado y cuyos anuncios pueden verse en la página de internet strong4life.com/default.aspx, insta a los padres a dejar de “endulzar” el problema de la obesidad en sus hijos en Georgia, estado con el segundo mayor índice de obesidad infantil en EEUU.

No obstante, NEDA considera que lejos de ayudar, la iniciativa significa un peso aún mayor en los niños con sobrepeso u obesos al en cierta forma “legitimar” este tipo de acoso (“bullying”) hacia los niños con sobrepeso.

“Tristemente, estos anuncios van a tener éxito avergonzando a los niños con problemas de peso y a sus padres, pero no hará nada por promover y educar sobre el bienestar físico y emocional”, agregó la representante de NEDA.

Los anuncios muestran a niños obesos que preguntan a sus padres por qué son obesos o dicen que no les gusta ir a la escuela porque otros niños se burlan de su contextura, mensajes que los críticos califican como “crueles” e “ineficaces” para tratar este problema.

La Coalición para la Acción contra la Obesidad (OAC) también calificó recientemente la campaña como negativa en una carta dirigida a Children’s Healthcare of Atlanta.

En un esfuerzo por justificar el lenguaje utilizado en la campaña, representantes de Children’s Healthcare Of Atlanta aseguran en su página de Facebook que debido a los altos índices de obesidad infantil en el estado se hace necesario recurrir a “algo más agresivo para obtener la atención de los padres”.

La página en Facebook de la campaña Strong4Life se ha visto inundada por comentarios a favor y en contra, en la que algunos califican las “tácticas [de la campaña] son repulsivas”, mientras que otros señalan que los anuncios “dan en el punto y son efectivos”.

Se intentó obtener una reacción de Children’s Healthcare of Atlanta sobre la controversia que se ha generado en torno a la campaña, pero no se obtuvo una respuesta.

Según cifras citadas por Children’s Healthcare of Atlanta, cerca de 40% de los niños en Georgia están con sobrepeso o son obesos, y el 75% de los padres que tienen hijos obesos o con sobrepeso no consideran a estos menores como obesos o con sobrepeso.

Asimismo, el centro médico asegura que ha visto un incremento significativo en los casos de hipertensión, diabetes tipo 2, problemas cardiacos y del hígado en niños obesos.

De acuerdo con cifras de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con sede en Atlanta, la prevalencia de obesidad entre los niños de 6 y 11 años aumentó más del doble en las últimas tres décadas, incrementándose de un 6.5 % en 1980 a un 17% en 2006.