Drama a la altura de Hollywood

Plan que permitiría rascacielos en la zona turística disgusta a residentes
Drama a la altura de Hollywood
En el famoso bulevar Hollywood la mayoría de los edificios tienen una altura máxima de doce pisos, pero eso podría pronto cambiar.
Foto: AP

LOS ÁNGELES.- Hollywood, esa tierra mítica donde se inventaron los dramas de película, repentinamente se encuentra inmersa en su propio drama de la vida real, uno en el que están involucradas propiedades inmobiliarias caras y gente que ocupa la Alcaldía.

En esta trama, la cuestión es si es el momento indicado para que el destino turístico más conocido de la extendida ciudad donde reinan las autopistas, comience a parecerse un poco más a la Ciudad de Nueva York, agregando una línea de edificios altos y aceras para peatones.

La Comisión de Planificación de la ciudad aprobó unánimemente hace poco tiempo un nuevo Plan Comunitario de Hollywood que permitiría edificios de 50 pisos o más en algunas áreas. Los rascacielos, que los planificadores ven algún día salpicando lo que llaman el Corredor Hollywood, estarían conectados por un tramo de subterráneo que se extiende justo debajo del conocido Paseo de la Fama de Hollywood.

Michael Woo, miembro de la Comisión de Planificación, dice que es probable que la propuesta se presente al Concejo Municipal en febrero o marzo durante la primera de varias audiencias públicas antes de que se realice una votación.

Pero en los cañones y junto a las laderas que constituyen gran parte de las áreas residenciales más tranquilas de Hollywood, el plan está siendo recibido tumultuosamente por las personas que viven en casas que incluyen desde enormes mansiones a deslucidos apartamentos centenarios.

Varias asociaciones de vecinos se están uniendo, y prometen enfrentarse al plan.

A los opositores del plan les preocupa que construir rascacielos en una zona de la ciudad en la que ya ha aumentado el tráfico en los últimos años con la llegada de hoteles de moda como el W y famosos clubes nocturnos como el SkyBar destruirá la atmósfera de sus vecindarios, además de poner en riesgo la seguridad.

Se sentirán prisioneros en sus casas, aseguran, cuando las estrechas y serpenteantes calles estén bloqueadas día y noche por los automóviles de las personas de fuera de la zona, y los vehículos de emergencia no puedan llegar hasta ellos.

“Me encanta vivir en Hollywood. Me encanta la locura”, dijo Patti Negri, presidente de la Asociación Cívica de Hollywood Dell. “No tengo problema cuando cierran Hollywood y Highland para una premiere o cuando cierran las calles para un espectáculo en Hollywood Bowl. Es el motivo por el que vivo aquí, y acepto esa pequeña incomodidad. Es parte del trato. Pero esto no es parte del trato”.

Negri, que ha vivido durante 20 años apenas ladera arriba de Hollywood Boulevard y dando vuelta la esquina del Hollywood Bowl, dice que el plan bloquearía su vecindario todo el tiempo, todos los días, además de bloquear la vista de la ciudad desde el vecindario.

Si el Concejo Municipal finalmente aprueba el plan, crearía un modelo para el desarrollo futuro en 25 millas cuadradas en Hollywood, un área en la que viven 228,000 personas, además de gran cantidad de oficinas de producción, escenarios de filmación y atracciones turísticas. Todos los edificios nuevos tendrían que cumplir las estrictas normas sísmicas de la ciudad.

Aunque no lo ha estudiado suficiente como para decir si funcionaría, Marlon Boarnet, director de programas para graduados en la Escuela de Políticas Públicas Sol Price de USC, dice que la propuesta ejemplifica la “transformación de Los Ángeles de una ciudad solo para personas con automóvil a una ciudad mucho más multi-modal”, una en la que las personas viven y trabajan en rascacielos y usan transporte público.

“Los Ángeles tendrá que crecer de muchas maneras, y quiero decir verticalmente”, dijo Boarnet. “Hay mucha presión del aumento de población, los precios de la tierra y el hecho de que realmente no hay más tierra vacía”.

Durante los últimos 10 años, Hollywood ha crecido hasta un cierto grado, experimentando un renacimiento que lo ha llevado de ser un refugio para traficantes de droga, matones callejeros y prostitutas a ser una de las zonas más populares, de moda y más llenas de turistas de la ciudad.

Varios residentes que se oponen al plan dicen que aprecian ese cambio.

El músico Chuck E. Weiss, por ejemplo, dice que ha observado maravillado cómo a lo largo de los años las pandillas han sido reemplazadas por familias que pasean sus perros en la noche.

Ese cambio, dice, ha generado un nuevo problema, y obviamente mucho menor, en el vecindario donde ha vivido en una casa pequeña y centenaria más arriba del Sunset Strip durante 30 años. En vez de oír disparos de armas de fuego durante la noche, encuentra suciedad que dejan los perros en la calle durante el día.

“Pero si el cambio es desperdicios de perros por pandilleros, lo acepto”, agrega rápidamente.

Lo que a Weiss y a otras personas no les gusta es los pocos edificios grandes que ya han visto proliferar junto al Corredor Hollywood.

Un edificio en el que muchas personas piensan es la torre residencial Sunset-Vine.

Con 22 pisos, ni siquiera se acerca en altura al edificio más alto de LA, la torre del US Bank de 73 pisos en el centro de la ciudad. Pero en la intersección más famosa de Hollywood, y envuelto en las carteleras gigantescas y llamativas que cubren cada uno de sus lados, es imposible no verlo.

“Esa cosa es espantosa. Siempre ha desentonado con el vecindario”, dijo Weiss, haciéndose eco de las opiniones de muchos.

Woo, miembro de la Comisión de Planificación, dijo que entiende algunas de las objeciones.

“Es una lástima que debido a que muchos de los nuevos edificios no son muy elegantes, algunos miembros de la comunidad suponen que todos los edificios nuevos serán mediocres”, dijo. “Tenemos la esperanza de que este plan anime a los arquitectos a diseñar edificios más hermosos e innovadores para Hollywood”.

Mientras tanto, él y otros funcionarios se apresuran en señalar que aunque el plan permitiría construir edificios enormes en áreas ya densamente pobladas de Hollywood, también establecería mayores restricciones en desarrollos de alta densidad en otros lugares.

“Vamos a conservar los vecindarios para casas para familias, sin dudas los vamos a conservar”, dijo Tom LaBonge, concejal, que representa a parte de Hollywood. “Pero en algunas áreas, donde están las estaciones del subterráneo, debemos desarrollar zonas de alta densidad, y la gente que viva en esa área de mayor densidad, usará el metro”.

Los residentes ven eso con escepticismo, ya que muchos dicen que el influjo reciente de los clientes de los clubes nocturnos ya ha bloqueado las calles con personas que llegan buscando estacionamiento gratis.

“Uso el metro, y me encanta”, dijo George Skarpelos, que vive en Hollywood Dell y edita el boletín de la asociación. “Pero eso no significa que la gente se va a ver obligada a usar el metro. Va a haber mucho tráfico. Ahora hay mucho tráfico, y no puedo imaginar otra solución que no sea que digan, ‘La gente se arreglará de alguna manera’”.