Este año ejecutarán a tres hispanos en Texas

Los hombres están condenados a muerte por haber sido encontrados culpables de asesinatos
Este año ejecutarán a tres hispanos en Texas
George Rivas de 41 años, será ejecutado el 29 de febrero.
Foto: Suministrada

El Paso – El Departamento de Justicia Penal de Texas (TDCJ) tiene ya en su calendario programadas para los tres primeros meses de 2012 las ejecuciones de seis reos condenados a muerte, de los cuales tres son de origen hispano.

Rodrigo Hernández, de 38 años y nacido en Zavala, Texas, será el primer reo en ser ejecutado este año en el estado, y cuya sentencia por inyección letal está programada para el 26 de enero en el penal de Huntsville, donde se encuentra el pabellón de la muerte.

Hernández recibió su condena por el asesinato en 1994 de una mujer de 38 años, a la que de acuerdo con su expediente, secuestró en el estacionamiento de una tienda, y la estranguló mientras la violaba.

El siguiente es George Rivas de 41 años y originario de El Paso, Texas, cuya ejecución ha sido programada para el 29 de febrero.

Rivas fue hallado culpable del asesinato de un agente de la policía de Irving cometido cuando el paseño, quien se encontraba fugitivo asaltaba una tienda de deportes junto a otros seis hombres.

El 28 de marzo tiene fecha de ejecución Jesse Joe Hernández, de 47 años y nacido en Dallas, condenado a la pena capital por el asesinato en 2001 de un menor de 11 meses y su hermana, a los que se golpeó repetidamente en la cabeza con una linterna.

Completan la lista de estos primeros meses del año Donald Newbury, Keith Turnonth y el afroamericano Anthony Bartee.

Michelle Lyon, portavoz de TDCJ en Huntsville, dijo a Efe que a pesar de que estas ejecuciones están programadas por jueces de los condados en los que el delito fue cometido, éstas pueden ser suspendidas siempre que alguna apelación interpuesta por los abogados defensores tenga éxito.

Estadísticas del TDCJ revelan que de 1982 a la fecha, en Texas han sido ejecutadas 477 personas por asesinatos agravados, 82 de los cuales eran hispanos, entre ellos ciudadanos de países como Honduras, México o Cuba.

A pesar de ser el estado con el mayor número de ejecuciones en el país, éstas han disminuido en los últimos dos años ya que en 2010 fueron 17 y el año pasado 13, de los cuales cuatro eran hispanos, entre ellos el mexicano Humberto Leal.

Actualmente hay 304 personas en el pabellón de la muerte incluidos 13 mexicanos, dos hondureños, dos salvadoreños, un argentino y un nicaragüense.

Desde 2007 han sido ejecutados dos mexicanos, José Ernesto Medellín en agosto de 2007 y Leal, a pesar de que la Corte Internacional de Justicia emitió en marzo de 2004 el “fallo Avena” en el que instruía a Estados Unidos la revisión de los casos de 51 mexicanos sentenciados a la pena de muerte.

El fallo aplicaba a los mexicanos que están en el pabellón de la muerte, y cuyos derechos consulares, convenidos en el Tratado de Viena del que Estados Unidos es firmante, fueron violados al momento de su detención, cuando no fueron advertidos de su derecho a contactar al consulado de su país.

Entre los condenados a muerte mexicanos se cuenta César Fierro, originario de Ciudad Juárez y condenado a muerte en 1979 por el asesinato en El Paso del taxista Nicolás Castañón.

Con 32 años en el pabellón de la muerte, Fierro es uno de los reos con más antigüedad en la lista de los hombres a ser ejecutados en Texas y actualmente sus abogados intentan demostrar que se encuentra enfermo mentalmente y por lo tanto, no puede ser sometido a la inyección letal.

En 14 ocasiones Fierro ha sido notificado de su fecha de ejecución, que han sido canceladas para la revisión de elementos en su caso.

La última ejecución de 2011 en Texas, fue la del hispano Guadalupe Esparza, de 47 años, condenado en 1999 por la violación y asesinato de una menor de 7 años de edad, en San Antonio.