Organiza una boda económica

Considera estas ideas para gastar menos y disfrutar más
Organiza una boda económica
Foto: © Firma V - Fotolia.com

Costearse una boda no es económico –entre el precio del vestido de novia y la cuenta del bar, los gastos aumentan con rapidez—. El precio promedio de una boda en el 2011 es de $24.641, según TheWeddingReport.com.

“En algunos mercados puede ser más caro”, advierte Linda Williams, empleada de 1-800 Registry, una compañía que se especializa en la planeación de bodas, registro de bodas y lunas de miel.

Muchas parejas priorizan la economía y por ende buscan ayuda a la hora de reducir los gastos en su gran día. A continuación te ofrecemos algunas ideas.

1. Escoge un lugar en el que puedas celebrar la ceremonia y la recepción.

Esto elimina la necesidad de traslado del lugar en el que se celebra la ceremonia al lugar en el que se lleva a cabo la recepción, y permite que las flores y las decoraciones se aprovechen para ambas actividades, dice Williams. Celebrar ambos eventos en el mismo lugar también elimina la necesidad de pagar por el arriendo de cada sitio. Algunos lugares podrían ofrecerte un precio reducido por celebrar la ceremonia si ya lo reservaste para la recepción.

Si tu presupuesto es muy limitado, considera celebrar la boda en lugares inusuales o en la casa de algún familiar. “Un patio bonito, parque público, jardín comunitario, edificio histórico en la universidad local… hay un sinfín de opciones económicas si piensas más allá de lo convencional”, dice Andrea Woroch, experta en ahorros al consumidor.

2. Busca paquetes “todo incluido”

Algunas salas de eventos te ofrecerán varios servicios a un precio fijo –algunos incluyen la comida, el bar y el pastel, mientras que otros ofrecen la decoración y las fotografías. El precio de estos paquetes suele ser menor que pagar por cada servicio por separado.

“Si el lugar ofrece todos los servicios que necesitas, te ahorrará tiempo y dinero”, dice Williams, aunque también aconseja que compares los precios por separado. “Asegúrate de revisar todos los costos para que puedas saber cuánto estás gastando”.

3. Ofrécele a tus invitados una bebida insignia en lugar de servicio gratuito de bar.

La cuenta del bar en la recepción puede ser muy elevada, especialmente en las bodas más grandes. Un buen estimado es calcular que cada invitado va a tomar una bebida por hora.

“Elegir una bebida que les guste a ambos agrega un toque personal y es una manera simple de ofrecer tragos sin excederse del presupuesto”, advierte Williams.

“Las parejas también pueden optar por traer el vino”, agrega Williams. Si compran el vino al por mayor, pueden ahorrar bastante en el bar, pero antes deben asegurarse de que tanto el salón de eventos como el servicio de alimentos (catering) lo permita. “Aunque tengas que pagar una tarifa de descorche, te ahorrarás la mitad del precio del bar abierto o más”.

4. Celebra tu boda en temporada baja.

Las bodas no tienen porqué celebrarse los sábados por la tarde. Elegir un viernes, domingo o un día entre semana, así como optar por una hora del día o época del año poco común, puede resultar menos costoso.

“A menudo puedes ahorrar miles de dólares si reservas el lugar en temporada baja”, dice Williams. Las temporadas bajas dependen del clima – en los estados más cálidos suele ser en los meses de verano, mientras que en los estados más fríos suele ser el otoño o el invierno.

Ofrecer un desayuno o un brunch puede ser mucho más económico que organizar una boda vespertina, pues la pareja no tendrá que gastar en bebidas alcohólicas y aperitivos para la recepción. Además, los platos de desayuno suelen ser menos caros que los de la cena.

“No le tengas miedo a negociar, sobre todo si eliges una hora o un día de la semana de baja demanda”, aconseja Williams. Las salas de eventos siempre intentan reservar el espacio durante todo el año. Si reservas en temporada alta, sin embargo, tendrás menos opción de conseguir un descuento.

5. Aprovecha el registro de bodas.

Debido a que las bodas suelen ser muy costosas, muchas parejas optan por no irse de luna de miel. Sin embargo, puedes abrir un registro de bodas que permita a los invitados que su regalo sea contribuir al costo total de un viaje de luna de miel.

Williams explica que, mediante su compañía, las parejas pueden crear un registro de bodas en el que hacen una lista de las actividades que quisieran hacer en su luna de miel y los invitados eligen qué comprar de la lista.

“El novio quiere jugar golf, la novia quiere pasar un día en el spa, y ambos quieren una cena romántica”, dice Williams. “Creo que es una idea genial, pues permite que le obsequies a los novios un bonito recuerdo”.