Más neoyorquinos solicitan ayuda alimentaria

Cerca de tres millones de personas no cuenta con suficientes recursos para comer

Manhattan – Cerca de tres millones de neoyorquinos no tienen suficiente para comer y el grupo que ha visto mayor incremento es la clase media, indica el Banco de Alimentos (Food Bank) en su informe anual sobre el hambre en Nueva York.

El informe realizado en colaboración con el Marist Institute for Public Opinion, analiza los datos obtenidos en una encuesta de opinión en la que se examinan las dificultades en el poder adquisitivo, identifica los grupos que experimentan esas dificultades y proporciona datos sobre las tendencias.

Aunque el informe indica que el número de neoyorquinos que reportó dificultades para comer disminuyó a 35% de la población [uno de cada tres residentes], señala que esto puede atribuirse a la mayor participación en programas de cupones de alimentos y otras ayudas alimenticias.

El mayor aumento en la solicitud de ayuda alimenticia está en las familias con ingresos anuales entre $50,000 a $74,999 que llegaron a un 32%, un 6% más que en el 2010. Las familias con más de $75,000 aumentaron un 3% con respecto al año anterior, llegando a un 16%. El 50% de los hogares con ingresos inferiores a $25,000 anuales reportaron dificultades para alimentarse.

El porcentaje de personas empleadas que reportaron dificultades fue del 34%, un aumento del 1% con respecto al 2010. Los desempleados alcanzaron el 41%, un descenso del 13% con respecto al 2010. Estos asimismo reportaron que habían comprado menos comida: frutas y verduras, lácteos, carne, pollo y pescado. También habían reducido sus porciones alimenticias y comían en casas de amigos y familiares

Mientras el número de jóvenes (18-35 años) y ancianos (65 años en adelante) con dificultades para proveerse sus alimentos disminuyó, aumentó sin embargo el número de personas de mediana edad (36-64) que reportaron problemas para comprar sus alimentos. Un 38% para los de 36 a 49 años (un 1% de aumento con respecto al 2010) y un 40% para los de 50 a 64 años, igualmente un 1% de aumento con respecto al 2010.

Se mantuvieron los grupos más vulnerables como mujeres (38%) frente a los hombres (32%) y racialmente los latinos (40%) y afroamericanos (44%) frente a los blancos (27%).

Asimismo disminuyó el número de neoyorquinos en los niveles educativos inferiores que reportaron dificultades pero aumentó el número de residentes con educación universitaria, del 24 al 30%, y los profesionales cualificados que pasaron del 19 al 21%.

De acuerdo al informe los grupos más educados y con mayores ingresos reportan un mayor aumento en las dificultades para hacer frente a sus necesidades alimenticias y expresan una mayor preocupación sobre su futuro y la necesidad de ayuda alimenticia este año. Este grupo se enfrenta al problema que, debido a sus “altos” ingresos, no son elegibles para los programas de asistencia alimenticia de los que se benefician las familias de bajos ingresos.

candida.portugues@eldiariony.com