No quieren que se vaya Selig

Dueños de equipos propondrán extender mandato del comisionado

No quieren que se vaya Selig
Todo parece indicar que Selig recibirá un nuevo voto de confianza.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).- Los propietarios de equipos de las Grandes Ligaas quieren que el comisionado Bud Selig prosiga en el puesto y le ofrecerán una renovación de contrato durante las reuniones que tienen previsto esta semana en Phoenix, Arizona.

La cadena ESPN.com, que adelantó la primera versión sobre la renovación, informó que a Selig se le ofrecerá otro mandato en las reuniones que se realizarán a partir de hoy y mañana.

Dos dueños de clubes, que pidieron no ser identificados para no provocar ser criticados por Selig, confirmaron ayer a The Associated Press que al comisionado se le pedirá que acepte un nuevo mandato.

Comisionado desde septiembre de 1992, luego que los clubes precipitaron la salida de Fay Vincent, Selig podría dejar atrás a Kenesaw Mountain Landis con el período más largo en la hisoria del cargo si llega a estar en funciones hasta septiembre de 2016.

Selig, quien en julio cumplirá 78 años, ha dicho reiteradamente que planea apartarse del puesto en diciembre, pero al mismo tiempo suele indicar que nadie le cree la palabra.

Después de haber dicho que no aceptaría el puesto, recibió el aval para un mandato de cinco años como comisionado permanente en 1998 y se apartó del manejo de los Cerveceros de Milwaukee, el club que adquirió en 1970 y que su familia vendió en 2005.

Los dueños votaron a favor de retenerlo en noviembre, con un mandato hasta 2006.

Lo volvieron a ampliar en agosto de 2004 para abarcar hasta 2009. Aunque en 2006 dijo que en principio planeaba jubilarse al final de esa gestión, en enero de 2008 aceptó una extensión hasta 2012.

Previo al séptimo juego de la Serie Mundial del pasado octubre, Selig dijo nuevamente que contemplaba retirarse.

Sentada en la primera hilera de la sala donde se realizaba una rueda de prensa, Sue Selig hizo un ademán negativo.

“Me da felicidad o tristeza decir que mi esposa se siente algo escéptica”, señaló.