Pulitzer indocumentado será orador en acto por Luther King

José Antonio Vargas recibirá un reconocimiento que compartirá con otra inmigrante.

Pulitzer indocumentado será orador en acto por Luther King
José Antonio Vargas.
Foto: AP

San Diego (Notimex).- El indocumentado José Antonio Vargas, quien publicó en el diario The New York Times el artículo “Mi vida como indocumentado” y ganador del premio Pulitzer, será el próximo lunes orador principal en el acto en memoria de Martin Luther King.

Vargas compartirá un reconocimiento con la inmigrante mexicana Estela de los Ríos, una nayarita que dirige el Consorcio de los Migrantes de San Diego, la coalición donde convergen todas las organizaciones de derechos humanos y de inmigrantes.

La selección de Vargas, originario de Filipinas, y De los Ríos estuvo a cargo de la Comisión de los Derechos Humanos del condado de San Diego y grupos como la Liga de Antidifamación.

En entrevista previa a su participación en “el desayuno de todos los pueblos”, en memoria del doctor King, José Antonio Vargas dijo que desde que publicó su artículo en Nueva York hace unos meses, siempre ha estado a la expectativa de ser arrestado o lo cite la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Incluso no descartó que en su visita a San Diego el fin de semana, lejos de su trabajo en Washington, pudiera ser detenido, pero reconoció que tiene una responsabilidad de ser como un representante de muchos otros indocumentados que carecen de acceso a medios y foros.

El inmigrante filipino llegó a la Bahía de San Francisco cuando tenía 12 años de edad, hace casi dos décadas, acompañando a sus padres.

Como reportero del Washington Post, Vargas ganó el premio Pulitzer, la máxima distinción del periodismo estadunidense, por su cobertura del tiroteo en el Tecnológico de Virginia, donde un estudiante mató con arma de fuego a 32 personas e hirió a otras 25 antes de suicidarse.

Vargas dijo en la entrevista que lo que lo motivó a declararse indocumentado fue el ejemplo, que calificó de valiente, de cientos de adolecentes que a diario expresan en las redes sociales su condición al intentar ingresar a universidades y centros de educación superior.

“Me sentía como un cobarde”, reconoció el reportero, pero dijo que se identifica con los estudiantes que necesitan que el Congreso apruebe la iniciativa Acta del Sueño Americano porque personalmente también sufrió limitaciones por su condición migratoria.

Vargas tenía 16 años de edad y ya estudiaba en la preparatoria, en la Bahía de San Francisco, cuando comprendió que carecía de documentación migratoria adecuada para permanecer en Estados Unidos, porque sus compañeros de preparatoria recibían cartas de aceptación de universidades y él no.

Por un tiempo, Vargas pensó en volver a Filipinas y desde allá escribir para medios de comunicación importantes en Estados Unidos para expresar lo que vivió como indocumentado.

“Pero yo estoy en una posición privilegiada”, dijo Vargas, “no cualquiera llama al Washington Post o al New York Times y pide que le publiquen algo y al pensar en todos esos chicos que arriesgan su vida al declararse indocumentados, pensé que tengo una responsabilidad”.

Esa responsabilidad, explicó, es la de explicar a la sociedad estadunidense cómo viven los indocumentados.