Cuervos feroces en casa

Texanos abren sus playoffs frente a un equipo que se ha crecido en su nido esta campaña

Ray Rice será el hombre que deberán frenar los Texanos.
Ray Rice será el hombre que deberán frenar los Texanos.
Foto: AP

BALTIMORE (AP).- Los Cuervos de Baltimore estuvieron perfectos en casa durante la temporada regular y lograron el promedio de .500 como visitantes, lo que explica su desesperación por ser anfitriones de al menos un partido de playoffs este mes.

Hay muchas teorías de por qué los Cuervos son mucho mejores en casa. ¿Familiaridad con los alrededores? Seguro. ¿El ruido generado por sus 71.000 aficionados? Sin duda.

¿Pero también el campo sintético del estadio M&T Bank?

De acuerdo con el entrenador de los Texanos de Houston, Gary Kubiak, cuyo equipo se enfrenta hoy a Baltimore en la segunda ronda de playoffs de la Conferencia Americana, los Cuervos tendrán la ventaja de jugar ante sus ruidosos aficionados y en un campo que parece hecho a la medida para el portabalones Ray Rice.

“En primer lugar, el ruido obviamente es algo difícil. Pero ellos se vuelven mejores en ese campo”, dijo Kubiak.

Kubiak habla por experiencia. Vio correr a Rice para 101 yardas en octubre, lo que ayudó a Baltimore a ganar 29-14 en casa a los Texanos.

Pero mientras Rice ha probado ser efectivo en casa o como visitante, en césped o pasto artificial, los Cuervos (12-4) son incuestionablemente más dominantes en Baltimore.

En el otro juego de hoy, el poder ofensivo de los Empacadores de Green Bay, dirigido por el quarterback Aaron Rodgers, será la mejor arma que tendrán los actuales campeones del Super Bowl en la defensa del título con el partido de la serie divisional de la Conferencia Nacional ante los Gigantes de Nueva York.

Green Bay, que tuvio la mejor marca de la temporada regular (15-1) llegan al partido, que se va a disputar el domingo, en su campo del legendario Lambeau Field, como los grandes favoritos al triunfo.

Rodgers, el ganador del premio de Jugador Más Valioso del pasado Super Bowl, es consciente que su equipo no tiene un ataque terrestre de calidad.

Pero lo ha compensado con mejor entendimiento a la hora de dar los pases por aire a sus receptores abiertos y el preferido es Jordy Nelson, que se encuentra en plenitud de forma.