Gingrich generaría una ‘primavera cubana’

Aboga por más implicación de EEUU en el devenir de Cuba y Venezuela

Gingrich generaría una ‘primavera cubana’
Foto: EFE

Miami/EFE — El precandidato republicano Newt Gingrich, de campaña en Miami (Florida) en busca del voto latino, expresó su preocupación por la situación política de Cuba y Venezuela y apostó por una mayor implicación de EE.UU. en el devenir de ambos países.

“Mi objetivo como presidente será generar una ‘primavera cubana’, que sea incluso más vibrante que la ‘primavera árabe'”, anunció el viernes el político de 62 años ante más de un centenar de personas que quisieron acercarse al Restaurante Versailles de Miami, en Florida, un estado de fuerte presencia hispana y en el que el próximo 31 de enero tendrá lugar una nueva fase de las primarias republicanas.

Ese emblemático restaurante se ha convertido en cita casi obligada para los políticos en campaña que quieren ganar apoyos entre el electorado hispano, especialmente entre el cubano, ya que el Versailles es el histórico lugar de reunión del exilio.

Así, Gingrich cumplió con el ritual: Se acercó a la ventana del restaurante por la que se encarga el “café cubano” y conversó con los empleados, para luego decir unas palabras ante un público mayoritariamente cubano.

“¿Queremos una transición hacia una dictadura más larga o una transición hacia la libertad?”, se preguntó el aspirante a competir con el presidente Barack Obama en las elecciones de noviembre, para añadir luego que se ha de buscar que “no haya una nueva generación de dictadores” en Cuba, sino “una transición de la dictadura de los hermanos Castro hacia la libertad”.

“EE.UU. necesita un presidente que entienda que la dictadura es frágil y que es hora de una transición”, dijo.

En su opinión, Washington no sólo ha de preocuparse de Libia, Egipto, Siria, Irak o Afganistán, sino que “también ha de mirar al sur, a 90 millas” de sus “costas y estar más preocupado por la situación en la isla de Cuba”.

El congresista David Rivera -uno de los políticos republicanos de más relieve en Florida que mantiene su apoyo a Gingrich frente a su mayor opositor en las primarias, Mitt Romney- dijo para presentarlo en el Versailles que “ningún otro candidato se ha comprometido de esa manera con la situación de Cuba”.

Además, dijo que Gingrich “mantendrá su compromiso para enjuiciar a Fidel y Raúl Castro y regularizar los viajes entre EE.UU. y la isla”, de donde proceden 1.2 millones de habitantes de Florida.

Gingrich también se refirió a Venezuela, país de origen de más de cien mil habitantes de Florida, y aseguró: “Necesitamos un nuevo Gobierno en Venezuela, igual que necesitamos un nuevo Gobierno en Irán”.

“Tenemos que entender que sus actividades (las del presidente venezolano, Hugo Chávez) son amenazas indirectas a EE.UU.”, añadió en referencia a la reciente expulsión de la cónsul de Venezuela en Miami, Livia Acosta Noguera, tras publicarse que había participado en un plan de sabotaje cibernético a organismos estadounidenses.

En cuanto a México, quiso hacer “un especial énfasis” en las relaciones entre ambos países y en la necesidad de trabajar conjuntamente para combatir el narcotráfico.

En general, el expresidente de la Cámara de Representantes aseguró que EE.UU. debe “prestar una profunda atención a toda Latinoamérica”.

Al contrario también que Romney, que a su paso por Florida el jueves apenas entró en materia migratoria, Gingrich abogó decididamente por políticas que ayuden a regularizar la situación de miles de inmigrantes.

“Miren a Disneyworld, a las compañías de cruceros (…) necesitan (los extranjeros) un visado para entrar en el país legalmente. Estamos matando billones de dólares procedentes del turismo que quiere venir a EE.UU. y gastar dinero”, argumentó.

El candidato estuvo acompañado de su hija Jackie, que vive en Cayo Vizcaíno (cerca de Miami), y que en un torpe español pidió apoyos para su padre. “Estoy muy feliz y espero que todos voten a mi papá”, apuntó.

Tanto Romney como Gingrich han iniciado ya sus respectivas campañas para tratar de ganar las primarias republicanas de Florida, que se celebrarán el 31 de enero y que se prevén determinantes en la contienda por elegir al candidato que se enfrentará a Obama en los comicios presidenciales de noviembre.

Romney parte como favorito y, según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac difundida esta semana, si las elecciones generales se celebraran ahora éste ganaría por un margen mínimo a Obama.